Veracruz, Ver., 15 de septiembre de 2016.- El Zócalo fue el último resquicio para el escaso júbilo patrio en Veracruz, durante la noche de este jueves en el 206 aniversario del Grito de Independencia llevado a cabo por las autoridades del Ayuntamiento.

Cayó la noche en la ciudad, y sólo quedaron en el ambiente los ruidos de los camiones y taxis, el tráfico de vehículos llevando a estudiantes que se van de “puente” hacia la terminal de autobuses. Mirando los carros pasar, grupos de mariachis de semblante escurrido sobre la avenida Díaz Mirón, en espera que la fiesta mexicana llegue hasta ellos.

Pocos son los ornamentos tricolor, banderas y medallones en las casas o en los negocios pequeños. Los puntos de venta de estos adornos típicos se cuentan con los dedos. Sus clientes, también.

Sin embargo, el Centro Histórico tiene vida aparte. El mariachi tocando “Cielito Lindo” resuena por entre los viejos edificios de la calle Independencia, y envueltos en la música, atravesando las calles cerradas por Tránsito y Vialidad, familias rumbo a la fiesta municipal. Para ingresar a la Plaza de Armas fue necesario dejarse auscultar por personal de Gobernación, además de abrir las bolsas y mochilas para su revisión. Tras la valla metálica, el caos de gente yendo y viniendo, y más adelante la muchedumbre.

img_20160915_220527

Son pocos los sombreros que se alzan por sobre las cabezas de la multitud, al igual que contadas las cornetas tricolor. No obstante la bulla, los aplausos son abundantes, con el mariachi Los Caporales y sus canciones rancheras, de cumbia y hasta reggaeton.

Minutos antes de las 11, los ediles y representantes del Ejército, la Marina, Policía Federal, y cónsules, junto con sus familias se alistaron en el balcón del Palacio Municipal. Cerca de 50 personas enmarcadas por el resplandor de las luces verdes, blancas y rojas, a las que solo se les vio la espalda cuando la bandera nacional emergió de la Sala de Cabildo en manos del alcalde Ramón Poo Gil.

Junto a su esposa Maricruz Barreda Cobo, el presidente municipal sostuvo la bandera mientras la Secretaria del Ayuntamiento leyó el acta del Congreso de Anáhuac por el que se gestó la Independencia de México.

“¡Viva la Independencia Nacional, vivan los héroes que nos dieron patria y libertad!”, gritó Ramón Poo, al tiempo que pequeñas y medianas banderas ondearon entre el pueblo.

El Himno Nacional sonó con la orquesta “Daniela Ayala”, luego del pase de lista a los héroes nacionales. Con los primeros redobles se pusieron en pie todos los clientes de Los Portales y otros negocios en la zona. El canto patrio sonó durante varios minutos como una sola voz.

Luego, el espectáculo de fuegos artificiales con la música de La Bamba al fondo.

La música continuó para cerrar la noche con el grupo Estrellas de Niche, grupo de salsa que no todos esperaron, presurosos por encontrar algún taxi para regresar a casa, lejos del orgullo patrio, por entre la quietud de la ciudad.

Dejanos tus comentarios