JOSÉ CALZADA

De manera escalonada la economía de Veracruz colapsará en los próximos días, la llegada del nuevo gobierno no garantiza el cumplimiento de los pagos pendientes a los proveedores, trabajadores, becarios y pensionados. Aunque exista la versión de que la nueva titular de Finanzas, Clementina Guerrero guarde el dinero para que el nuevo gobernador Miguel Ángel Yunes Linares pague el primer día de su gobierno.

La lista de empleados del gobierno que no reciben de manera puntual su pago aumenta cada quincena, retroactivos y sus prestaciones. Además de los maestros, los del Poder Judicial se unen a las protestas los trabajadores del Sector Salud, los de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, los del Instituto de la Policía Auxiliar, los efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública en Orizaba, todo se extenderá de manera orgánica a otros municipios y los que acumulen en las próxima dos semanas.

El problema de falta de liquidez en la administración pública es de todos sabido que se debe al saqueo que hicieron los funcionarios de la administración de Javier Duarte de Ochoa, sin embargo, no hay detenidos de importancia y muchos menos la recuperación de los 35 mil millones que faltan y que corresponden precisamente al presupuesto de Veracruz.

En esta semana se unirán a las manifestaciones los empleados de los partidos políticos ya que ante la falta de prerrogativas de Organismo Público Local Electoral, unos 45 millones de pesos han dejado de llegar a las arcas de los comités estatales de los partidos con registro en Veracruz

Como consecuencia de la falta de recursos del OPLE, los empleados de ese organismo tampoco reciben sus quincenas desde hace dos meses y medio, por lo tanto, la crisis económica alcanzará a la política veracruzana partidista y abonará a un estado de caos y colapso financiero nunca antes visto en la historia moderna de Veracruz.

El retraso o falta de pago de las percepciones básicas de los empleados estatales y municipales porque también buena parte de los ayuntamientos están en quiebra, así como los trabajadores de los órganos o descentralizados estatales, se extenderá a la iniciativa privada en los casos de las empresas que son proveedoras del gobierno estatal o los municipales.

La conclusión del año administrativo en el sector público del estado de Veracruz, es de pronóstico reservado, por mucho dinero que aporte o adelante la Federación, será insuficiente para cumplir con los compromisos de fin de año para dotar de aguinaldo a miles y miles de trabajadores.

Y mientras Veracruz sigue la ruta del colapso, los diputados federales y senadores veracruzanos brillan por su ausencia, son ellos los que están en posibilidades de exigir desde el Congreso de la Unión un rescate extraordinario o al menos una ayuda que impida el aumento de la fragilidad de la economía Veracruzana.

Para el lunes se espera la reanudación de marchas con mayor intensidad y más sindicatos y empelados que reclaman el pago de lo atrasado y además el pago de la primera parte del aguinaldo, pero simple y sencillamente no hay recursos para esas erogaciones.

De hecho, en algunos casos, los sindicatos de empleados no son reconocidos siquiera como entes del sistema estatal por parte de la nueva titular de la Sefiplan.

CERCAN A DUARTE
Los cabos que faltaban para confirmar la presencia de Javier Duarte de Ochoa entre Chiapas y Guatemala brotaron a la luz pública el pasado jueves con la partida de Tony Macías Yazegey y su familia de Coatzacoalcos rumbo a Chiapas con todo y los hijos de la fugitiva pareja y la detención de Mario Medina en Tapachula, con pasaportes falsos para Javier Duarte de Ochoa y Karime Macías.

El cerco de la Procuraduría General de la República para la captura de Duarte es cuestión de horas o días, el menor error de cualquiera de ellos, servirá para su ubicación y detención. Mientras que el tiempo se agota para la administración que encabezó el prófugo en Veracruz.

Y es que la llegada de Yunes Linares al gobierno de Veracruz está comprometida con un anuncio que cimbrará a todo México. No cabe duda que el primer reclamo oficial como gobernador, será la falta de aprehensión de su antecesor y con ello seguramente la revelación que prometió el mismo día que Duarte renunció al cargo.

Es por ello que el gobierno federal está obligado a apresurar la captura de Javier Duarte en los próximos 10 días, de lo contrario, Yunes Linares contará con un amplio margen para el reclamo a la federación.

Por lo pronto, los ingeniosos veracruzanos y mexicanos de otras latitudes, se entretienen con memes del exgobernador con todo tipo de disfraces, desde bigotes, monjas, cabelleras largas y hasta de Simpson.

Plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios