Veracruz, Ver., 22 de Agosto del 2016.- A 7 meses del fatal accidente en el que un autobús cayó al barranco del río Atoyac, los pocos sobrevivientes viven actualmente un calvario por su condición médica y la necesidad de cirugías correctivas que no tienen como financiar. Cansados de la incertidumbre las familias de los afectados interpusieron una queja contra la aseguradora que aseguran se niega a pagar los gastos médicos.

Fue el 10 de Enero del presente año cuando producto de la imprudencia del chofer, 22 personas perdieron la vida y 32 más resultaron heridas. Los pasajeros, integrantes de un equipo de fútbol juvenil representante del municipio de Camarón de Tejeda, no han parado de tocar puertas para exigir el apoyo correspondientes pues no han recibido la atención debida de la aseguradora del concesionario, MAPFRE, S.A.

Presente en la delegación de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) familias de las víctimas siguen denunciando todo el abandono y omisiones. tal es el caso de la señora Ana María Ojeda Tejeda mamá de uno de los lesionados que espera desesperadamente una cirugía maxilofacial para reconstruir la mandíbula de su hijo.

Explicó que tras ser atendido de urgencia en una clínica particular por apoyo del estado, continuó rehabilitación en el Seguro Social, de donde fue dado de alta a falta de infraestructura para reparar el daño.

Aseguró que la fractura en su rostro se curó y a simple vista no presenta muchos daños, sin embargo, la mandíbula está desviada y requiere de una cirugía especializada que el servicio público realiza. Como él, varios de sus compañeros requieren atención especial y solo unos cuantos han recibido atención particular que han tenido que financiar por su cuenta.

El representante legal de las víctimas, el abogado Rafael Marín, explicó que la aseguradora no se hizo presente el día del accidente y se han escudado en que el conductor de la unidad huyó o no pudo ser ubicado para realizar lo que se conoce en sus procedimientos como el “volante de traslado al hospital”, y que da constancia del incidente.

“Dicen que cuando llegaron según ellos a las 12 del día, cuando el accidente fue varias horas antes, ya no encontraron ni heridos y fallecidos, pero sí argumentan que reportaron a sus superiores sobre este particular y que no supieron que hicieron. Ellos hablan de tener una secuencia fotográfica del accidente, que nosotros tampoco la conocemos, lo que si tenemos es una omisión de nunca presentarse ni pedir una disculpa a la comunidad”, expresó.

Añadió que el próximo 2 de septiembre tendrán una audiencia por el proceso que llevan en el que debe quedar clara cuales son las responsabilidades de cada parte. Aunque la aseguradora no se desentiende formalmente del asunto tampoco a actuado en favor de los afectados y sigue poniendo excusas sobre procesos que no dependen de las víctimas.

Citó que según la empresa la línea camionera contratada por el equipo no entregó la documentación completa a la aseguradora y que la existencia completa de la documentación es uno de los requisitos para recibir el dinero del seguro, por lo que han procedido ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) para que la delegación logre conciliar el pago en favor tanto de los heridos como de las familias de los fallecidos.

Por lo pronto los interesados tendrán que reunir todos los documentos posibles que el concesionario no aporta, tales como la tarjeta de circulación, permisos de servicio y boletaje.

Dejanos tus comentarios