Boca del Río, Ver., 31 de agosto de 2016.-Las personas migrantes provenientes de Centroamérica dejan sus hogares para salvar la vida, solo para encontrar más violencia al llegar a México. Sin embargo, las muestras de humanidad hacia las personas en tránsito existen y provienen de los sitios más sencillos.

Según Rubén Figueroa, coordinador Sur-Sureste del Movimiento Migrante Mesoamericano, en México existen alrededor de 50 albergues para migrantes que brindan asistencia, alimentos y abrigo a las personas que provienen del extranjero sin documentos.

Las Patronas Antonia RosaMaría Antonia Romero Vazquez y Rosa Romero Vazquez son parte de la familia que desde hace 21 años inició con la labor de guisar frijoles y arroz, embotellar agua, para regalarlos a los migrantes que viajan a bordo del tren conocido como “La Bestia”.

Les dicen Las Patronas y su ocupación diaria se trata de esperar.

Por las mañanas, las tardes y el anochecer, la llamada de la hermana Elizabeth del albergue de Tierra Blanca para conocer cuántos hombres, mujeres y niños vienen sobre el transporte de carga. Aguardar el silbido cansado y el golpeteo del tren sobre los rieles, a unos metros del comedor. Luego, correr con las cajas de plástico y la carretilla repletas de botellas de agua y bolsas con comida, hacia La Bestia.

Y volver a esperar, mientras los viajeros asoman su rostro desde el óxido de los vagones y estiran los brazos intentando atrapar los alimentos que ellas entregan con un movimiento igual de veloz que el tren.

Con el paso de los años, la comida que se queda en las ollas, sobre las cajas y las carretillas, es mayor. Rosa platicó que anteriormente eran hasta cuatro carretillas, 35 kilos de arroz y 20 de frijol, los que preparaban.

“Desde el 95 iba aumentando la cantidad de gente, ya subían los trenes con 500 gentes, con 600. Ahorita con la nueva reforma que hubo, pues sí, bajó un poquito el flujo de migrantes porque pues ora sí yo siento que en aquel tiempo no había tanta maldad”, expresó María Antonia.

Mencionó que ahora los trenes pasan con menos de 150 personas al día y que incluso varios migrantes han llegado caminando, con heridas por animales, los pies llenos de ampollas, la piel quemada por el sol, a recibir atención en el comedor de Las Patronas.

“El gobierno mexicano ya realiza lo que Donald Trump”: MMM

Rubén Figueroa MigraciónLas rutas migrantes han cambiado y cada vez más las personas que provienen de Centroamérica evitan La Bestia y buscan la clandestinidad, por tierra y por mar, ante políticas como el plan Frontera Sur, puesto en marcha desde el 7 de julio de 2014.

A decir de Rubén Figueroa, Veracruz es el tercer estado del país con mayor número de deportaciones desde la aplicación de esta política migratoria. Tan solo es precedido por Chiapas y Tabasco, en un país donde las corporaciones de seguridad pública con armas y capuchas detienen a las personas en tránsito.

“No vemos nosotros que haya un cambio significativo en una política migratoria al respeto al libre tránsito, al respeto a la dignidad (…) El gobierno mexicano ya realiza lo que Donald Trump está prometiendo, prácticamente la deportación y poner muros”, comentó.

Subrayó que no existen acciones para prevenir los delitos en contra de los migrantes, por ejemplo en Tabasco donde los secuestros masivos han ido en aumento en colusión con las autoridades. El tráfico de personas controlado por el crimen organizado también ha ido a la alza.

“Cuando se tiene algún traficante con personas o algún autobús, o algún trailer, los migrantes son víctimas de tráfico. Les llaman que rescatan a los migrantes pero en realidad los detienen y los deportan, cuando ellos también son víctimas de tráfico de personas”, señaló.

Entre los nueve mil o 10 mil dólares oscila la cantidad de dinero que las familias de los migrantes pagan a los traficantes para llevarlos a través del territorio nacional. Al ser detenidos, ese dinero queda en manos de los “polleros” a quienes nunca se les arresta.

“La exigencia a que cambien las políticas migratorias, que se adapten a la situación actual, quitándole ese poder que tiene al tráfico de personas”, planteó el integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano.

Diálogos por los Derechos Humanos Migración CIPADH AC Mario ConstantinoPara el investigador de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), Mario Constantino Toto, además de las instituciones, la sensibilidad debe estar presente en la ciudadanía.

“Del lado social también tenemos cosas que hacer. Somos ciudadanos en la medida en que hacemos exigibles nuestros derechos. Pero también somos ciudadanos en la medida en que garantizamos los derechos para los demás. La ciudadanía no se agota en el ámbito territorial del Estado nacional. Somos ciudadanos del mundo”, expresó Constantino.

La defensa de los derechos humanos de los migrantes, amplió, es ciudadanía.

Por ello, es importante el trabajo para combatir el racismo, la xenofobia y la discriminación que existen en todas las personas y que “son actos que son invisibles, como nuestros migrantes, están ahí, los hacemos cotidianamente, que los tenemos tan naturalizados que no nos damos cuenta”, dijo.

Convocados por el Observatorio para la Colaboración, Investigación, Promoción y Asistencia en Derechos Humanos (CIPADH AC) en Boca del Río para un diálogo con estudiantes y personas interesadas en el tema, los académicos y el activista mencionaron que el flujo migratorio continuará, no obstante los riesgos y que a “La Bestia” le fue retirada la concesión por parte del gobierno federal.

María Antonia y Rosa, por su parte, señalaron que continuarán con la labor que han desempeñado durante más de dos décadas y que realizan con el apoyo de otras personas.

“No somos ricas, somos gente sencilla y que a través de la gente que nos ha ayudado gracias a Dios, a través de las pláticas de universidades nos han apoyado en estos 21 años con el frijol y el arroz”, expresó Antonia.

Dejanos tus comentarios