Veracruz, Ver., 22 de septiembre de 2016.- Las negociaciones con la empresa Proactiva que opera y tiene la concesión del relleno sanitario porteño “va en fase 3”, afirmó el alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil.

Proactiva ha incumplido desde siempre con los términos que exige la concesión que le fue otorgada y por ello, al Ayuntamiento porteño no le interesa mantener la relación.

El objetivo, indicó Poo Gil, es concluir el relleno como lo exige la norma, pero no con esta empresa.
“Tengo la solución para poderlo clausurar, con clausurar me refiero acabarlo de hacer adecuadamente como marcaba la concesión, pero no tengo el objetivo de hacerlo con Proactiva que ha incumplido desde el día uno con la concesión”, manifestó.

Las reuniones y condiciones del diálogo no han sido fáciles, toda vez que el contrato que se le dio a Proactiva por 30 años “está bastante amarrado”, subrayó.

“Estamos en una fase tres de la negociación en la cuestión, el contrato de la concesión en este caso es un contrato bastante amarrado”, reconoció.

Dijo, que jurídicamente se está buscando la posibilidad de clausurar definitivamente el tiradero que hace mucho está saturado y, tomar otras alternativas para depositar los desechos de la ciudad.

El próximo viernes 29 de septiembre habrá nuevamente otro encuentro entre Proactiva y las autoridades municipales.

Al menos, hay disponibilidad y voluntad de mantener el diálogo, aseguró.

“Ya han entendido la postura del Ayuntamiento”, subrayó.

En otro tema, el edil priista aseguró, que al momento han despedido a 400 empleados del extinto Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano (SAS), de un total de mil 600 trabajadores sindicalizados y de confianza.

Este jueves se discutió la aprobación del Instituto Metropolitano del Agua en el Congreso local, propuesta emitida por el Ayuntamiento de Veracruz.

De aprobarse, este ente será el organismo rector del sistema de agua potable de Veracruz y Medellín, mientras que Grupo MÁS será el que opere el mismo.

Dejanos tus comentarios