Orizaba, Ver., 23 de noviembre de 2016. La Secretaría de Salud de Veracruz (Sesver) tiró grandes cantidades de dinero a la basura al comprar condones femeninos inservibles, mismos que fueron repartidos en su momento, sólo se pueden utilizar para que la gente los conozcan pero nada más, toda vez que son de baja calidad y poco confiables, lo cual no es una garantía para prevenir enfermedades de transmisión sexual, ni como método anticonceptivo.

El integrante del Grupo Multisectorial en esta ciudad Jairo Guarneros Sosa, detalló que durante el periodo presidencial de Felipe Calderón Hinojosa, el secretario de Salud nacional, señalo que el condón femenino entraba en la canasta básica en los medicamentos, así como era el condón masculino, el cual tendría que ser repartido de manera gratuita, dado que en el mercado representa un costo de 45 pesos cada uno.

Al principio, la Secretaría de Salud de Veracruz compró condones de calidad provenientes de Inglaterra, los cuales eran elaborados por la empresa Female Heatl Company, pasaron todas las pruebas como son resistencia, estaban hechos de Nitrilo Látex Sintético, los cuales eran de segunda generación y su efectividad estaba garantizada.

Pero después la compra fue directamente a una empresa mexicana de nombre Trenkes S.A. de C.V., la cual ya había sido señalada por fabricar condones masculinos de baja calidad y aunque el Multisectorial hizo esta observación, hicieron caso omiso.

A diferencia de los primeros, los condones adquiridos eran de látex sumamente delgado que no reunía las exigencias que se necesitan para garantizar la salud de las personas que lo iban a utilizar y los terminaron retirando.

“Al final, se determinó por parte de la Secretaría que se utilizaran entonces únicamente para mostrar a las mujeres como eran los condones femeninos, pero que se les hiciera la recomendación que no era muy confiable usarlos. A mí me parece que aparte de jugar con la vida se gastan el dinero de los veracruzanos para cubrir las estupideces de quien hizo la compra, de quien la autorizó y quien permitió hacer esta compra”.

La compra de todos estos materiales obsoletos incluyendo las pruebas reactivas de VIH Sida, son sólo la punta del “iceberg” de una red de corrupción que durante todos estos años movió los destinos de Veracruz, pero en especial de la salud y que se puso en juego, esperando que haya justicia, dejando en claro que no se tienen muchas expectativas de mejora en el tema con la llegada del nuevo gobierno que no ha mostrado interés por reunirse con el grupo Multisectorial.

Dejanos tus comentarios