Xalapa, Ver., 31 de Julio del 2016.- Este domingo se cumple un año del multihomicidio de la Colonia Navarte de la Ciudad de México, donde perdieron la vida el fotorreportero Rubén Espinosa Becerril y la activista Nadia Vera. En este primer aniversario, conocidos, colegas, y activistas sociales se reunieron en Xalapa para rendirles tribuno.

Justo en este año, en el que se cumplen los primeros 365 días del asesinato, se recuerda también a la colombiana Mile Virginia Martín, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete, acompañantes de Rubén y Nadia, y quienes también fallecieron en el crimen que siguen sin resolver los agentes de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la zona capitalina.

El caso está lleno de preguntas con muy pocas respuestas lógicas. La PGJ ni siquiera tiene claro el móvil del homicidio y la evidencia física no coincide con su línea de investigación: ni la muestra de adn masculino, huellas dactilares, ni una huella de zapato, coinciden con los presuntos atacantes Daniel Pacheco Gutiérrez, José Abraham Torres Tranquilino y César Omar Martínez Zendejas.

Con lonas, retratos, carteles y mantas, los activistas y periodistas veracruzanos exigen una investigación certera y que no se descarte la relación de las víctimas con el clima de violencia en Veracruz.

En vida, Rubén y Nadia se confrontaron varias veces con el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, principalmente la Secretaría de Seguridad Pública. Ambos participaron activamente de protestas por los homicidios de periodistas en Veracruz y el agravio a civiles.

Fue específicamente el brutal ataque a jóvenes estudiantes de la Universidad Veracruzana, agredidos presuntamemte por policías vestidos de civil, lo que generó el acoso de Rubén y Nadia, llevándolos a exiliarse a la Ciudad de México, donde los alcanzaría la muerte.

Hoy el homicidio es empleado como el estandárte de la lucha por la libertad de expresión, y contra el acoso a los activistas sociales.

Dejanos tus comentarios