La agencia RT publica que “La última cena”, uno de las obras más famosas de Leonardo Da Vinci y una de las interpretaciones más conocidas de este pasaje biblíco. Mario Taddei, lleva 15 años analizando esta pintura.

Dice Taddei que todas las versiones anteriores a la de Da Vinci tenían algo en común: aureolas, que por cierto, están ausentes en la obra de Da Vinci. El pintor “ignoró la fórmula que representaba a Jesús y los apóstoles como santos para transmitir el mensaje de que todos ellos y, en particular Jesús, eran personas comunes y mortales”, dice la nota.

“Creo que Leonardo nunca añadió las aureolas porque pensaba que aquellas eran personas comunes, y ese es el verdadero secreto de Leonardo”, explica Taddei a la agencia y menciona que en la pintura no se maneja nada sobrenatural.

Para el experto, la polémica entre que si la imagen que se encuentra a la derecha de Jesús, o a la izquierda según se mire, es María Magdalena o el profeta Juan y que es la base de la historia El código Da Vinci  de Dan Brown es “muy bonita”, pero “solo es ficción”.

Da Vinci copió los elementos básicos de la pintura. En el caso de Juan, siempre se ha manejado como una imagen de un joven con un aspecto algo femenino.

 

Nota original en RT 

Dejanos tus comentarios