Xalapa, Ver., 28 de noviembre de 2016.- Argumentando que su nombramiento se dio en la administración de un gobernador “severamente cuestionado”, Luis Ángel Bravo Contreras presentó su renuncia a la titularidad de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Su renuncia se da a 34 meses, casi tres años, de haber asumido el cargo de Procurador General de Justicia del estado de Veracruz, puesto que luego se convertiría en Fiscal General del Estado con una duración de 10 años.

“Sustento la decisión de la renuncia en haber llegado a este cargo por decisión del honorable Congreso del Estado durante una administración encabezada por un gobernador que hoy es severamente cuestionado”, declaró en las instalaciones de la fiscalía este lunes por la noche.

En conferencia de prensa, afirmó que su renuncia busca contribuir a facilitar a la actual legislatura y a la administración entrante “tomar las decisiones que considere más responsables en bien de la siempre inacabada y perfectible procuración de justicia”.

Bravo Contreras informó que su renuncia fue presentada con carácter de irrevocable al cargo de Fiscal a la Mesa Directiva de la 64 Legislatura del Congreso del Estado y que surtirá efectos a partir del primero de diciembre, día en que rendirá protesta Miguel Ángel Yunes Linares como gobernador electo de Veracruz.

“Reconozco el liderazgo del licenciado Miguel Ángel Yunes Linares, quien en los próximos días tomará protesta como gobernador constitucional e iniciará una nueva etapa que requiere de la suma de todas las voluntades para que Veracruz recupere la grandeza que nunca debió perder”.

Luis Ángel Bravo, cuestionado en numerosas ocasiones por organizaciones de la sociedad civil, colectivos de familiares de desaparecidos y políticos de oposición, aseguró que sirvió en la medida de su capacidad a todos los que acudieron a la Fiscalía demandando justicia.

“De ahí que no tengo nada que ocultar ni algo que me avergüence”.

“Hasta la vista”, fue su última frase al micrófono.

Del IVAI a Fiscal “irrenunciable”

Luis Ángel Bravo Contreras fue nombrado consejero del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI) el 8 de julio de 2011, sitio al que llegó tras una amistad cercana con Javier Duarte de Ochoa, con el que comparte el lugar de nacimiento, la ciudad de Córdoba.

En febrero de 2014 se convirtió en el tercer procurador de la administración duartista, luego de la renuncia de Felipe Amadeo Flores Espinosa. Meses después, se convirtió en el Fiscal General del Estado.

El cambio de nombre y su permanencia por 10 años según la ley modificada a propuesta de Javier Duarte de Ochoa, se dieron no sin oposición de varios diputados locales.

Luego de la aprobación de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado en diciembre de 2014 y por la que los ministerios públicos y la fiscalía serían en conjunto un organismo autónomo, el 30 de enero de 2015 Luis Ángel Bravo tomó posesión de su cargo ante el Congreso.

Votaron en contra los 12 diputados del Partido Acción Nacional, así como los diputados del Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano.

Ante el cambio de partido político en el gobierno, marcado por las votaciones de 2016, Bravo Contreras expresó en varias ocasiones que no temía que la nueva administración lo removiera y aseguró que su puesto era irrenunciable. “Yo protesté ante el Congreso de Veracruz el cargo de fiscal del estado, las formas y maneras para poder resolver la remoción de un fiscal están establecidas en la ley”, dijo en junio de este año.

Dejanos tus comentarios