Boca del Río, Ver., 12 de octubre de 2016.- Al afirmar que tiene información privilegiada que “a partir del primero de diciembre cimbrará al país”, el ejecutivo electo panista Miguel Ángel Yunes Linares reviró al priista Javier Duarte de Ochoa, que “tendrá que debatir con los ministerios públicos no con el gobernador electo”.

Lo anterior, luego del reto que lanzó Duarte de Ochoa a Yunes Linares en cadena nacional para sostener un debate entre ambos a la par que anunció que solicitaría licencia al cargo de Gobernador de Veracruz.

Advirtió que “el sistema” está tratando de impedir que llegue y tome posesión” pero no lo lograrán.

Agregó que cuenta con tres copias de datos debidamente respaldados que el 1 de diciembre “cimbrarán al país”, destacó.

Javier Duarte de Ochoa al irse “no se va, deja a un Veracruz abandonado”, sentenció y aclaró que ni así perderá el fuero porque la ley contempla que este concluye con su encargo constitucional.

Calificó además, como “cobarde” al diputado federal del PRI y extitular de Sedatu, José Carlos Marín, y lo retó a él sí a debatir en la Cámara de Diputados federal, para comprobarle que los asesores de Duarte de Ochoa, entre estos, Enrique Jackson cobraba dos millones de pesos mensuales por asesorar al aún ejecutivo de Veracruz.

Se negó a responder si al referirse “al sistema” que tratará de impedir su toma de protesta es concretamente el presidente Enrique Peña Nieto.

Solo advirtió que no lo lograrán.

De igual forma, dijo no temer por amenazas o agravios pero sí precisó que se hará valer la justicia tras los atentados que sufrió y que pusieron en riesgo la vida de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, alcalde de Boca del Río.

Confió, en que el sucesor de Duarte de Ochoa en estos 48 días sea “un hombre o una mujer” probos y honorables, “no que lo pongan ellos o sean miembros de lamidas banda”, sentenció.

Dejanos tus comentarios