POR JOSÉ CALZADA

La asociación pública-privada que permitió la concesión del suministro de agua potable en Veracruz y Medellín al Grupo MAS integrado por Odebrecht, Aguas de Barcelona y los ayuntamientos de Veracruz y Medellín de Bravo, llegó al momento más álgido en su etapa de trasmutación que llevó a la extinción del sindicato del Sistema Metropolitano de Agua y Saneamiento (SAS) con una resistencia que mantiene en verdaderos líos de falta de agua  a la mitad de la población, mientras que los trabajadores buscan una liquidación justa.

 

De acuerdo a información extraoficial, las firmas extranjeras también buscan prestar esos servicios en las ciudades de Xalapa y Coatzacoalcos, en las mismas condiciones y con los mismos riesgos.

 

En Grupo MAS se comprometió a pagar adeudos, liquidar a los trabajadores y ofrecer un servicio de agua de calidad con una inversión de 10 mil millones de pesos en cinco años, sin embargo, en el atrasado arranque de sus operaciones no se observan ninguna de sus promesas, por el contrario, el suministro de agua es caótico principalmente a los usuarios que dependen de la planta potabilizadora de El Tejar, los trabajadores sindicalizados exigen con acciones de sabotaje liquidaciones justas y se desconoce si los proveedores del SAS, ahora MAS, ya recibieron su pago.

 

El conflicto pasó de lo particular a lo social y hasta político, los trabajadores realizan marchas diarias y una buena parte de la población simpatiza ya el movimiento y participan en las calles para unirse al reclamo de recontratación o liquidación justa por sus años de trabajo, pero también en lo que llaman privatización del suministro del agua.

 

Los trabajadores del SAS entregaron la mañana de este miércoles las instalaciones de la planta potabilizadora de El Tejar a los nuevos administradores y es que, dicho por los propios trabajadores, el Grupo MAS se negó a recibir las instalaciones debido a que no contaba con personal capacitado para el manejo de esa planta que surte de agua potable a más del 60 por ciento de la población de Veracruz.

 

El conflicto del agua que de origen es laboral, rebasó la capacidad del ayuntamiento de Veracruz, Ramón Poo Gil no fue capaz de promover en el Organo de Gobierno del SAS las condiciones adecuadas para prevenir y evitar este conflicto social que vive Veracruz.

 

Rebasó a todos los involucrados, incluidos los trabajadores que llegaron al sabotaje de las instalaciones y del suministro de agua, mientras que los nuevos concesionarios simple y sencillamente no saben qué hacer.

 

Por lo pronto, el futuro de Veracruz respecto al servicio de agua es totalmente incierto para los porteños, por ahora, además de la falta de agua por nueve días, habitantes y turistas en Veracruz, sufren conflictos de vialidad por el cierre de calles de trabajadores y prestadores de servicios que reclaman agua.

 

NUEVO EPISODIO

 

La publicación de una nota periodística en un medio nacional de prestigio en el sentido de que la PGR mantiene una investigación sobre el gobernador Javier Duarte de Ochoa y buena parte de su familia, abre un nuevo capítulo en el drama que vive Veracruz en el sector político y de la administración pública.

 

La nota coincide con la declaración del dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza quien urgió a resolver los temas de inconstitucionalidad promedios por la PGR ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la aceptación de una solicitud para su expulsión del partido no son alentadores para el gobernador.

 

Y en política no hay coincidencias, la fluidez de la información con tanta precisión y exactitud filtrada a los medios y también al gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares ofrece un mal presagio para el gobernador saliente.

 

Hoy por hoy, Javier Duarte dejó de ser dueño de su propia agenda, como mandatario en funciones está sometido a la agenda mediática que otros actores políticos le imponen a capricho de tiempo y espacio.  Por eso el gobernador alega a recursos infantiles como su declaración en la que exige que se mida con la misma vara a todos los casos, en clara referencia a las denuncias que existen en contra de Miguel Ángel Yunes en la Fiscalía Genera de Veracruz y en la propia PGR.

 

Sin embargo,  todo indica que los vientos no soplan a favor del gobernador Duarte ni de los miembros de su círculo, sino todo lo contrario, las publicaciones sólo pronostican tormentas para cerrar la administración del último priísta que gobernó Veracruz.

 

LO QUE FALTABA

 

Aunque la mayoría de los políticos lo hacen,  algunos son más cínicos que otros o más listos para evitar que trasciendan sus desmanes. En el caso del alcalde de Papantla, Marco Romero ayer se difundieron fotografías en las que se observa al edil en pleno agasajo con un dama en traje de baño.

 

EL alcalde del PRD fue fotografiado también contando y guardando dinero, lo que no significa un delito, pero sí una filtración de personas de su confianza y una situación que le complica su de por sí caótica administración en el mágico pueblo de los Voladores Totonacas.

 

Marcos Romero se convierte en uno de los personajes más de la política veracruzana en la tierra donde no es el primero, también se conoció a Diputado Magazo, Francisco Herrera, originario de Papantla.

 

Una vez más se evidencia que, a pesar de la situación económica que padecen la mayoría de los habitantes de Veracruz, aquí no pasa nada, y las autoridades como el edil papanteco prefiere disfrutar de la vida a cargo del erario público que perder el sueño para tratar de resolver la problemática de su municipio, por cierto con alto grado de marginación social.

 

 

plumanegra12@gmail.com

Compartir

Dejanos tus comentarios