Veracruz, Ver., 22 de Julio del 2016.- Ante el conflicto surgido por la entrada en funciones de la empresa mixta Grupo MAS y ante todas las problemáticas sociales que ha provocado, tales como el desabasto de agua en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín, ciudadanos asociados al Consejo Nacional Ciudadano entregaron este viernes un texto en contra del controversial titulo de concesión, en el Ayuntamiento de la Ciudad de Veracruz

El activista Franco López Cabrera, responsable de la célula en Veracruz del Consejo Nacional Ciudadano, explicó que los ciudadanos y agrupaciones civiles que simpatizan en el movimiento en defensa del agua como un recurso público están disconformes con la entrada en funciones de Grupo MAS, pues además de los problemas laborales y la pelea legal que conlleva, consideran que existen muchas irregularidades en lo que respecta a la operación del agua y particularmente en la transición del Sistema de Agua y Saneamiento, a una empresa con inversionistas extranjeros.

Los ciudadanos responsabilizan a la autoridad de los conflictos que surjan y plantean que en lo sucesivo se analice, reformule la estrategia para manejar el líquido y de resultar conveniente se anule por completo la concesión, pues no consideran que la empresa mixta que involucra al consorcio Odebrecht-Aguas de Barcelona demostrara la capacidad para operar el suministro de agua y mucho menos se ve la voluntad de entablar una relación cordial y transparente con los usuarios.

“Se está no vendiendo, sino regalando los bienes del pueblo y con este documento se busca que los recursos vuelvan al pueblo, porque la empresa se dice que viene a mejorar el servicio pero no se dice puntualmente en qué va a mejorar y en cuánto tiempo (…) incluso no negamos la posibilidad de que el grupo de empresarios haga el negocio pero en otras condiciones, donde realmente haga una aportación de dinero y realmente baje las tarifas porque si no es así no tenemos un beneficio, solo que se entregue a la ciudadanía una agua de calidad a un mejor precio, solo así aceptaríamos”, afirmó.

El representante explicó que aunque la intención de incorporar inversionistas puede no ser mala del todo en algunos casos, se debe generar mecanismos de transparencia aptos para que la propia ciudadanía participe de las actividades y conozca puntualmente todos los movimientos operativos y financieros que surjan del sistema de agua. Actualmente consideran que el mayor problema es la transparencia.

“Peso por peso de debe saber que se hace, con todo el recurso público, no nada más con el agua, se debe saber cada pesos de donde sales y para donde se va y además el precio de cada proyecto debe ser conocido, es la transparencia, algo que desgraciadamente hace mucha falta en nuestro país”.

Opinó que la zona conurbada no necesariamente requería de capital privado para operar y recuperarse del desfalco financiero que sufrió el SAS, por lo que afirmó en próximas fechas esperan entregar diversas propuestas para la operación del agua, tal como la creación de un consejo ciudadano que realmente represente a los usuarios de diversos sectores y estratos sociales, una cooperativa ciudadana que vigile los costos de obra y reparta los recursos, o que incluso sean los mismos ciudadanos los responsables de monitorear a la empresa.

Dejanos tus comentarios