Veracruz, Ver., 26 de Julio del 2016.- Vecinos de la Colonia centro de Veracruz pararon el tráfico del primer cuadro de la ciudad en reclamo por la falta de agua de las que han padecido por más de 15 días. Comerciantes y habitantes de las cuarterías, patios y departamentos, la mayoría personas con discapacidad y de la tercera edad, bloquearon las calles de Miguel Hidalgo y Vicente Guerrero para exigir que se les restablezca el servicio.

13621323_1063405610373633_72462992_oLo que inicialmente parecía un bloqueo simbólico de unas cuantas personas se convirtió en una verdadera protesta, cuando poco a poco los habitantes de la zona dejaron sus espacios para reclamar por el servicio de agua potable.

Los vecinos afectados explicaron que desde hace muchos años el centro ha padecido por los cortes de agua y la salida de aguas negras, pues diversas administraciones municipales que han pasado no han podido corregir el problema del drenaje obsoleto, sin embargo, era una incomodidad habitual que solía resolverse en una horas. Esta vez, con la llegada de la empresa mixta Grupo MAS, el agua no llega hasta en un rango de 6 manzanas, comprendidos en el perímetro entre Esteban Morales y Gutiérrez Zamora, y Vicente Guerrero y Miguel Hidalgo.

Los afectados acusaron que al no tener agua, la empresa ha enviado pipas, pero esta opción no es adecuada para ellos pues al tratarse de personas con discapacidad motriz y enfermedades crónicas les es imposible acarrear contenedores pesados con líquido. En el peor de los casos han tenido que pagar y aguantar los abusos de los operadores de las pipas, que se desentienden de su necesidad y les cobran por llevarles el agua a sus viviendas llegando al grado de cobrar entre 5 y 10 pesos por una cubeta con agua potable que “en teoría” les es enviada gratis.

13833554_1063405627040298_1192438096_oAdemás, pasan varios días sin recibir el líquido y para poder obtener una manguera funcional que lleve el agua hasta los tanques y aljibes han tenido que organizarse para pagar a las pipas privadas que rondan por la zona, que les cobra de 1 a 3 mil pesos.

En varias ocasiones, autoridades intentaron desarmar el movimiento y liberar las calles, primero agentes de tránsito y después personal del municipio que se comprometieron a resolver el desabasto. Tan cansados están de recibir largas, dijeron, que el intento por convencerlos fue fallido.

LA ‘INFILTRADA’

En plena consigna estaban los manifestantes, que con bocinas, matracas e instrumentos de cocina hacían ruido mientras gritaban “no queremos pipas, queremos agua”, cuando comenzaron a llegar varias de las unidades a tratar de suministrarles el líquido. Los vecinos, por el contrario, rechazaron el ofrecimiento por considerarlo una opción temporal e ineficaz.

Uno de los conductores de las pipas ingresó a la calle Arista de forma temeraria y sin reducir la velocidad se acercó mucho al contingente, sin embargo este no se movió.

De entre la gente una joven vestida de ropa casual color blanco retiró una banca que servía como bloqueo y como límite  entre la pipa y los manifestantes, encendiendo la rabia de los presentes.

Ella junto con dos caballeros más, intentaron que la pipa avanzara amagando a los vecinos con que si no dejaban que llegara el agua “entonces se va y no va a haber agua aquí”, pretendiendo ser vecinos interesados.

Por el contrario, los habitantes de los antiguos edificios, casi todos personas de la tercera edad con décadas de conocerse mutuamente, notaron inmediatamente que la mujer era un personaje ajeno, presumiblemente empleada de Grupo MAS, misma que se enfrentó a los gritos con los manifestantes.

Tanta fue la insistencia que la mujer tuvo que ser retirada por un hombre con ropa propia de oficinista, mientras el contingente la insultaba y maldecía, vaticinando que sus padres o ella misma en su vejez, padecerían de las mismas carencias y enfermedades.

LA PROMESA DE SOLUCIÓN

Ante la negativa de los pobladores, el Subdirector de Gobierno del Ayuntamiento de Veracruz Carlos Troncoso Delgado llegó al lugar para dialogar con los afectados. A pesar del tono cordial del funcionario los vecinos dejaron clara su desconfianza, pues afirman desde hace días que se les dice que la solución está por llegar, en tan solo unas horas o al día siguiente.

Luego de varios minutos intercambiando argumentos con los pobladores sin aparente éxito, los ánimos se calentaron cuando los pobladores manifestaron indirectamente su apoyo por el personal del Sistema de Agua y Saneamiento, hoy en vías de extinción.

13838219_1063405553706972_704599706_o“Yo lo que veo es que la gente que tiene ahorita ustedes, es gente incapaz que no puede operar un sistema de agua, esto surge del problema laboral que tuvieron ustedes porque a la gente que sabía ya la retiraron y meten a otros que se suponen expertos y al final no resuelven nada”, acusó uno de los manifestantes.

El Subdirector sentenció que la falta de agua “no tiene nada que ver” con el conflicto SAS-Grupo MAS y se comprometió a verificar que esta misma noche el suministro de agua sea regulado.

Dejanos tus comentarios