Xalapa, Ver., 29 de noviembre de 2016.- El exfiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, aseguró que fue por decisión propia que dejó que cargo de fiscal, y rechazó que haya sido por presiones del gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares.

“Desde luego que no, eso es algo que me y han preguntado, no; y yo quisiera no politizar este tema porque a Veracruz no le hace falta eso”.

Asimismo, negó que se hayan presentado presiones ni amenazas, dijo que fue una decisión voluntaria concensada con su familia, en aras de abonar a la unidad de Veracruz y de evitar confrontaciones.

Por último rechazó que su salida sea el reflejo de debilidad en las instituciones, de la Fiscalía General del Estado.

Cabe recordar que su renuncia se da a 34 meses, casi tres años, de haber asumido el cargo de Procurador General de Justicia del estado de Veracruz, puesto que luego se convertiría en Fiscal General del Estado con una duración de 10 años.

“Sustento la decisión de la renuncia en haber llegado a este cargo por decisión del honorable Congreso del Estado durante una administración encabezada por un gobernador que hoy es severamente cuestionado”, declaró en las instalaciones de la fiscalía este lunes por la noche.

En conferencia de prensa, afirmó que su renuncia busca contribuir a facilitar a la actual legislatura y a la administración entrante “tomar las decisiones que considere más responsables en bien de la siempre inacabada y perfectible procuración de justicia”.

Compartir

Dejanos tus comentarios