JOSÉ CALZADA

En Medellín de Bravo las cosas van cada vez peor, el hamponete Eduardo Andrade Rocha se ha convertido en el cuarto presidente municipal de facto en la presente administración, ante la incapacidad e indisponibilidad del tercer alcalde, Luis Gerardo Pérez quien delegó todo el poder en su finísimo asesor que hace y deshace con la administración y el personal a pesar de sus negros antecedentes en media docena de ayuntamientos veracruzanos. Como el mismo se llama es el cerebro del alcalde y en esa medida toma las decisiones financieras y políticas en un municipio al que no pertenece, pero del cual hace negocios que van desde la obra pública con un constructora de su preferencia y ahora, convenció al edil de buscar la autonomía de Medellín en el suministro de agua potable con la única intención de hacer negocio con el agua. Las aguas se salieron de control el pasado viernes y todo terminó en un zafarrancho en el que Andrade Rocha mandó a golpear a los manifestantes.

Eduardo Andrade Rocha es un negro personaje que se dice municipalista, ahijado de Flavino Ríos Alvarado y asesor de alcaldes pero en todos los municipios ha salido mal, el ejemplo más claro fue el entierro de miles de despensas en el municipio de Alvarado en el 2010 en la administración de Pedro Delfín. Andrade fue en su calidad de Contralor Municipal, fue quien dio la orden de enterrar las despensas que estaban destinadas para los damnificados por las inundaciones de ese año. La semana pasada demostró su capacidad de impedir un buen gobierno.

Ahora mantiene en un brete al alcalde de Medellín ya que a través de Sergio Palencia engañó a los integrantes del Movimiento de la Contraloría Social de Medellín para que desalojaran el Palacio Municipal a cambio de cumplir su pliego petitorio y una vez que los inconformes abandonaron el inmueble nomás no les cumplió por eso se espera que este viernes tomen el palacio de nueva cuenta para exigir además de una auditoría a la administración municipal, la destitución del asesor Eduardo Andrade Rocha, de la tesorera que él impuso, Graciela Campos Amador, la titular de Recursos Humanos y otros funcionarios menores que fueron nombrados por el asesor Eduardo Andrade.

EL caos en Medellín de Bravo se deriva de la farmacodependencia del alcalde que requiere de una buena cantidad de fármacos para mantener en acción por eso el asesor se asignó un sueldo de 90 mil pesos y es el administrador real de todo el municipio. Los integrantes de la Contraloría Ciudadana se quejan de que existen reparaciones de sanitarios escolares pagadas en 180 mil pesos, también documentan para sus denuncias la falta de apoyos para el campo y el intento de la autoridad municipal de cobrar cuotas de recuperación para invertir lo menos posible de los recursos que el gobierno del estado y la federación enviaron a ese municipio para el fomento al desarrollo agropecuario.

La lista de abusos en Medellín a partir de la llegada del tercer y cuarto alcalde es muy larga y los inconformes han advertido ya que a partir de este viernes tomarán de nueva cuenta las instalaciones municipales para exigir la salida de Eduardo Andrade Rocha y de sus recomendados, además de una auditoria total a las finanzas de ese municipio y en su caso aplicar todo el peso de la ley. No faltará quien asesore al dirigente de la Contraloría Social Francisco Carmona de que en su calidad de Contralor Social puede presentar las denuncias correspondientes ante las diversas instancias y obligar que se aplique la ley a los saqueadores de Medellín.

OTRA VEZ LA CFE

EN Veracruz, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) habría beneficiado deliberadamente a empresas para la compra e instalación de miles de medidores, que deben ser cambiados en diversas entidades, entre ellas Veracruz, según activistas encabezados por Marco Moncayo.

De acuerdo a los documentos presentados se avala que la empresa productiva del Estado adquirió medidores satelitales con precios desde los 10 mil 346 pesos hasta los 27 mil 53 pesos cada uno que serán pagados por los usuarios.

Por si fuera poco, la CFE contrató el servicio de suministro e instalación de los medidores a 6 mil 500 pesos por medidor, es decir un verdadero negocio por parte de la paraestatal, tan sólo en el municipio de Veracruz y que fue revelado y desnudado por el activista en contra de la CFE, por ese mismo motivo, este mates la Resistencia Civil que abarca los municipios de La Antigua, Puente Nacional y Paso de Ovejas realizarán acciones en contra de la CFE que llevarán a la resistencia al pago del servicio por considerar abusivos los cobros.

Es un hecho que está a oscuras está el tema de la transparencia. La información oficial de la propia exparaestatal señala que en 2015, la CFE adquirió 2.6 millones de medidores satelitales cuyo costo en promedio es de 10 mil 346 pesos.

Posteriormente, se hizo la compra de 6 mil 30 medidores satelitales para tres estados, con una inversión de 8 millones 585 mil 881 dólares; tomando en cuenta el precio del dólar en 19 pesos, cada uno va a costar 27 mil 53 pesos con 15 centavos.

Un documento más señala el servicio contratado por suministro e instalación de 20 mil 456 medidores satelitales, en fraccionamientos del puerto de Veracruz y Boca del Río, por los que se pagaron 7 millones de dólares, es decir, 6 mil 500 pesos por cada instalación.

El 25 de julio de este año, según consta en el Acta de Fallo, se dieron los resultados del “concurso abierto en la modalidad de concurso No. CFE.0001-CAAAT-0003-2016, para la adquisición de medidores de Autogestión Monofásico (F122) y Bifásicos (F622), ambos con aro de seguridad así como Trifásicos (FDH2).

En dicho documento, se establece que concursaron las empresas “Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V”, “Electrometer de las Américas S.A. de C.V.” e “Industrias Unidas S.A. de C.V.”, mejor conocida como IUSA, que anteriormente había sido surtidora por años de la CFE.

El acta consigna que las empresas ganadoras para la adquisición de los medidores fueron “Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V” así como “Industrias Unidas S.A. de C.V.”, erogando para ello casi 2 mil millones de pesos.

Sin embargo, el concurso si bien siguió los lineamientos establecidos, contando con las tres empresas para realizar el sorteo y eliminando una de ellas al final, no hay una competencia real entre las empresas participantes.

Es decir, la empresa IUSA cotiza los medidores monofásicos y trifásicos, mientras que la otra empresa ganadora solamente promociona los medidores bifásicos.

De esta manera, Controles y Medidores Especializados, S.A. de C.V. tuvo una venta por 508 millones 771 mil 348 pesos 74 centavos e Industrias Unidas, S.A. de C.V. mil 404 millones 942 mil 509 pesos.

Para Marco Antonio Moncayo Parra, presidente del Movimiento Renovador Democrático A.C. (MRD), en el puerto de Veracruz, luchador social contra las altas tarifas de la CFE, esta acción de parte de la CFE deja muchas dudas, pues las empresas no cotizan a la par, por lo que no hay competitividad real.

Marco Moncayo, dejó claro que diariamente aumenta la desconfianza por la falta de transparencia en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues además de las ya altas tarifas, la instalación de medidores digitales se reflejó en aumento en los recibos de luz desde el 2014.

plumanegra12@gmail.com

Compartir

Dejanos tus comentarios