JOSÉ CALZADA

El misterioso rechazo de Los Pinos a reconocer públicamente el triunfo del panista Miguel Angel Yunes Linares para la gubernatura de dos años generó más especulaciones que beneficios, una inestabilidad que puso en riesgo la gobernabilidad en el estado de Veracruz y que al asomar las primeras fases de esa anarquía, por fin se levantó el castigo y el mandatario electo fue recibido por el Presidente Enrique Peña Nieto.

El acuerdo de mesas de trabajo del nuevo gobierno con las secretarías de Gobernación y de Hacienda del gobierno federal evidencian que son los dos aspectos que en Veracruz no soportan más, que deben ser atendidos de inmediato, de lo contrario las consecuencias están a la vista. De hecho este jueves miles de burócratas tomarán las calles, escuelas y edificios públicos para reclamar el pago de sus sueldos y prestaciones que se les debe desde hace varios meses y en algunos casos años. Ya no es posible soportar y en el tema de las escuelas, lo visible es que alumnos de diversos niveles gozarán de la semana completa sin clases.

El reconocimiento del nuevo gobernador cinco meses después de la elección evidencia también que las relaciones no serán tersas entre la Federación y el nuevo gobierno de Veracruz, lo que convoca a un reto aún mayor del gobernador ya que no contará con los suficientes recursos ni con las buenas relaciones que le ayuden desde el altiplano.

De por sí, el presupuesto para Veracruz en el 2017, se redujo de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación unos 20 mil millones de pesos, la deuda que aunque nadie sabe a cuánto asciende, todos saben que es impagable, por lo tanto, el escenario para el gobierno de la alternancia no es el mejor.

La única opción que está en las manos del nuevo gobierno es la aplicación de la ley a quienes provocaron el quebranto más grande que se recuerde a las finanzas públicas del estado de Veracruz. Para alcanzar ese objetivo que originará a Miguel Angel Yunes Linares, existe el Contralor General Ricardo García Guzmán.

García Guzmán fue funcionario clave en el gobierno de Miguel Alemán Velasco, el primer gobernador que endeudó a Veracruz, ahora fue rescatado por el gobierno de Javier Duarte y será sin duda, el ejecutor de muchos de los ex funcionarios que metieron la mano al cajón. La pregunta es, cuál es la calidad moral de García Guzmán para poner el dedo.

No se trata de presumir una ausente inocencia en casi todos los diputados federales priístas que ocuparon puestos claves en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa y luego buscaron el fuero para tratar de escapar a la acción de la justicia, sino de un adelanto de que el gobierno de Yunes Linares ocupará a personajes del mismo calibre de quienes busca castigar por el estado financiero que encontrará al tomar las riendas del gobierno.

El nuevo gobernador está pues, obligado a proceder legalmente en contra de los ex funcionarios y cómplices de los ex funcionarios veracruzanos que saquearon Veracruz, acciones que deberá aplicar en las primeras semanas si en realidad quiere legitimar su gobierno con el cumplimiento de una de las promesas que más le abonó votos; meter a la cárcel a los corruptos.

Pero, la reunión de ayer con el Presidente Peña Nieto abre una nueva etapa de especulaciones sobre el camino que seguirá el primer gobierno de alternancia en Veracruz.

REBELION DEL SITEV

Más de siete mil maestros de nivel medio superior del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Veracruz (SITEV) realizarán un paro general en todo el estado para reclamar el pago de 70 millones de pesos a la Secretaría de Finanzas y Planeación, deuda que se arrastra desde la época en que Adolfo Mota Hernández fue titular de la Secretaría de Educación de Veracruz.

Se trata del Fondo de Beneficios por Retiro y Defunción para los agremiados que han aportado puntualmente su parte, pero el gobierno dispuso ocupar ese dinero para otros pagos y dejó bailando a los maestros

Además, el SITEV reclamarán con la toma de la SEV, planteles educativos, delegaciones de la SEV y direcciones generales de bachillerato y telebachillerato, el pago a los docentes sustitutos, nuevos ingresos e interinato que desde hace más de 15 meses no les pagan, a pesar de que en las partidas presupuestales de cada año están establecidos y etiquetados esos recursos.

El dirigente de ese sindicato Alberto Yepez Alonso quien hasta ahora, se había mantenido dócil a la administración estatal, sacó la cresta y determinó el paro de labores para y las acciones de presión los días jueves 3 y viernes 4 de noviembre.

La decisión obedece a las múltiples tomadas de pelo que tanto, Adolfo Mota Hernández, Flavino Ríos Alvarado y Xóchilt Osorio en calidad de titulares de la SEV le aplicaron, al igual que los secretarios de Finanzas y tesoreros de la administración que está por concluir.

Toca al SITEV demostrar su músculo este jueves y viernes a los largo y ancho del estado de Veracruz y resistir a las ofertas de programación de pagos o abonos chiquitos porque el tiempo ya se terminó y lo que se pague en los siguientes días, será difícil recuperarlo.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios