Boca del Río, Ver.- Tras reiterar que el PRI nacional le confirmó que su eventual expulsión del partido “no es tema” de la reunión que sostuvo la cúpula priista en la Ciudad de México, el gobernador de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, confirmó que como marca la ley, el 1 de noviembre comenzará el proceso de entrega-recepción de la administración.

Por ello, ya envió un comunicado al gobernador electo del PAN, Miguel Ángel Yunes Linares para que se reúnan una vez que así lo determine quien lo sucederá en el gobierno estatal.

“Le mandé una comunicación, el día 1 de noviembre empieza el proceso de entrega – recepción pero cuando el estime conveniente yo me siento con él, no tengo ningún problema”, sentenció.

Ríos Alvarado indicó que la prioridad es Veracruz, incluso, sobre cualquier diferencia política.

La entidad merece paz, armonía y estabilidad, ratificó.

“Con mucho gusto lo hago, porque Veracruz requiere del esfuerzo y trabajo de todos y de que haya armonía, tranquilidad y estabilidad política también”, subrayó.

Insistió, en que todas las áreas del gabinete estatal, están aportando información a las autoridades federales ante las diversas denuncias y fuga del exmandatario Javier Duarte de Ochoa.

Esto incluye, al equipo de seguridad que estaba a cargo de la integridad del ejecutivo del Estado.

“Todos están colaborando en todas las investigaciones y le aportamos a la autoridad todo lo que solicite, no hay ningún problema”, puntualizó.

El gobernador de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, asistió a la Entrega de Nombramientos a Trabajadores Regularizados y Formalizados. Anunció Fase III de la Formalización Laboral de los Trabajadores de Salud en el Estado de Veracruz.

“Hoy reforzamos los compromisos institucionales y por ello hacemos la entrega de nombramientos (…), no hay ninguna duda que Veracruz está comprometido con el desarrollo de la salud”, subrayó al dirigirse a la base trabajadora del sector.

Dejanos tus comentarios