Xalapa, Ver., 28 de Julio del 2016.- La reforma al artículo cuarto constitucional con la que se pretende marcar la protección a la vida humana desde la concepción y hasta la muerte natura no tiene razón de ser, es innecesaria para la sociedad veracruzana, así lo aseguró la directora del Instituto Veracruzano de la Mujer, Edda Arrez Rebolledo.

La dirigente del IVM explicó que si bien las iniciativas de derechos buscan la paz social, hay una mala interpretación de estas al referirse a los productos del embarazo en las mujeres.

“Esta reforma constitucional no es necesaria, hay una confusión, porque la paz se logra cuando hay vida digna para las mujeres, sus hijas y sus hijos, los que están, las personas jurídicas”, expresó.

La funcionaria lamentó que la iniciativa siga a discusión tras su aprobación en una primera sesión, sobre todo por la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de evitar legislar contra las garantías individuales de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y salud reproductiva.

Arrez Rebolledo invitó a los legisladores a razonar muy bien su voto para tomar una determinación con conciencia.

La discusión está tomando tonos religiosos por las personas que apoyan la iniciativa y que consideran el derecho a la vida como el derecho humano fundamental, incluso por encima de las garantías femeninas de las ciudadanas que ya forman parte de la sociedad.

Sostuvo que “no hay derechos absolutos” por lo que hay que analizar la verdadera meta en este sentido. Puntualizó que para poder cuestionar el derecho a decidir y tratar de imponer el derecho a la vida primero hay que generar toda una serie de garantías para la verdadera paz social.

Con esto dijo, lo que en realidad se requiere es todo un paquete de reformas y acciones que garanticen el acceso a la salud, educación, educación sexual, educación académica laica y prevención de embarazos, todo antes de poder discutir el tema de la vida desde la concepción.

Dejanos tus comentarios