Etiopía, 05 de septiembre de 2016.- Al menos 23 personas murieron este fin de semana en un incendio en la prisión de Qilinto, situada a las afueras de Adis Abeba, donde se encuentran encarcelados numerosos presos políticos etíopes, informaron hoy los medios locales.

El incendio se originó el sábado en esta cárcel de alta seguridad, donde posteriormente los guardias penitenciarios empezaron a disparar contra algunos presos para impedir, supuestamente, que se fugasen.

Un total de 21 personas murieron por asfixia o debido a graves a quemaduras, mientras que otros dos presos fueron tiroteados cuando intentaban escapar, explicó hoy la televisión etíope Fana Broadcasting Corporate (FBC), citando fuentes gubernamentales.

Según la versión del Gobierno etíope, el fuego fue provocado por algunos prisioneros que planeaban fugarse de esta prisión, donde se encuentran encarcelados líderes de la oposición, activistas y periodistas.

Desde el pasado noviembre las fuerzas de seguridad han matado a más de 500 personas, en su mayoría manifestantes, y han detenido a miles de ellos durante la represión de las protestas registradas en Oromia, la mayor región de Etiopía, según las estimaciones de varias organizaciones, entre ellas Human Rights Watch (HRW).

El Gobierno etíope detiene de forma periódica a intelectuales y figuras prominentes entre los oromo porque teme que su influencia política puede animar a la población a revelarse contra la administración.

Protestas similares se registraron en abril de 2014, cuando también se produjeron muertes, heridos y detenciones masivas de manifestantes.

Dejanos tus comentarios