Veracruz, Ver., 13 de agosto de 2016.- En la zona norte de la ciudad de Veracruz, madres de desaparecidos han encontrado 28 fosas clandestinas y cerca de 40 osamentas humanas. Las mujeres anunciaron que continuarán la búsqueda en el predio que pese a las denuncias de vecinos, nunca fue investigado por las autoridades.

“No son fosas, es un cementerio clandestino. En una ciudad ¿cómo pueden justificar las autoridades, que todo el tiempo se estuvo diciendo del predio. Nosotras lo dijimos. Cuántas veces tuvimos la oportunidad de hablar con una autoridad y nadie nos hizo caso. Y seguían llevando gente. No hay manera que una autoridad pueda justificar eso”, expresó Rosalía Castro Cosa.

La madre, quien es parte del Colectivo Solecito de Veracruz ofreció una conferencia de prensa a ocho días de haber iniciado la Primera Brigada de Búsqueda de Desaparecidos en la zona norte del municipio.

Aunque en el predio particular de 10 hectáreas solo han recorrido una,bastó ese espacio para descubrir 28 fosas clandestinas y cerca de 40 cuerpos, de los que cuatro ya han sido analizados. A decir de Rosalía, desde que el lunes siete de agosto encontraron tres fosas, los días que siguieron y hasta este viernes, los descubrimientos continuaron.

Describió que el martes hallaron siete fosas, el miércoles ocho, el jueves cinco fosas, y este viernes un total de seis.

Aseguraron que continuarán la búsqueda en ese predio, cercano a empresas y fraccionamientos. Sin embargo, piden a las autoridades que sean transparentes con la identificación de los cuerpos y sean diligentes en su labor.

Señalaron la omisión y hasta posible complicidad de las autoridades con la delincuencia organizada, pues pese a los reportes constantes de vecinos por actividad extraña en la zona, nunca hubo acción al respecto de parte de las instituciones de gobierno. Lucía de los Ángeles Diaz dijo que no desean sanciones administrativas para los funcionarios que resulten responsables de las fosas, sino la cárcel.

Las madres y familiares de desaparecidos en Veracruz se prepararon durante dos años para comenzar la búsqueda de sus hijos, hijas y otros parientes que les fueron arrebatados.

Con sus recursos compraron las herramientas y los insumos que necesitaban, además de que reciben la ayuda de los familiares de desaparecidos en Iguala, Guerrero, pioneros en la búsqueda de desaparecidos.

Dejanos tus comentarios