Medellín, Ver., 27 de Julio del 2016.- Tras realizar una inspección en las instalaciones de la planta potabilizadora El Tejar, el alcalde medellinense Luis Gerardo Pérez Pérez informó que las instalaciones no sufrieron ningún tipo de sabotaje como Grupo MAS había acusado y por el contrario, acusó a la empresa mixta de ocultarle la información.

El munícipe explicó que tras la reunión con ciudadanos de su municipio, mismos que le pidieron bloquear las relaciones con la empresa mixta, arribó a las instalaciones para verificar el estado de las mismas y tener información actualizada y confirmada de la operación en el lugar, donde descubrió que los operadores de Aguas de Barcelona y Odebrecht Ambiental ya estaban operando.

Grupo MAS cierra el paso al alcalde

Pérez Pérez acusó que la empresa nunca notificó formalmente al municipio el inicio de operaciones y pese a ello, los trabajadores intentaron cerrarle el paso.

“Nos encontramos que en primer lugar no nos querían dar el acceso a la planta, ya estaba resguardada por Grupo MAS, finalmente estuvieron haciendo una serie de llamadas pero pasados los 10 o 15 minutos tomamos la decisión de entrar, pues soy la primera autoridad del municipio, en el cual deberían haber notificado en un oficio y se me permitiera verificar que la entrega se hiciera como debe ser”, afirmó.

Aseguró que una vez adentro de la planta verificó que había un notario público certificando la entrega de la infraestructura que hasta el momento era operada por personal del Sistema de Agua y Saneamiento, hoy en vías de extinción.

Sostuvo que contrario a lo dicho por la empresa, los motores aparentan estar en perfecto estado y la razón por la que aún no hay un abasto regular es que la maquinaria fue apagada por periodos y algunas siguen sin ser encendidas, por lo que es solo cuestión de días para que el agua fluya hacia Boca del Río y Medellín. No precisó en caso de Veracruz, por contar ese municipio con sus propios pozos.

Aseguró que aunque deja la operación de la planta a Grupo MAS por el momento, exigirá cuentas a la empresa por intentar saltarse su autoridad y vigilancia.

“Yo voy a pedir un dictamen al grupo MAS de cómo se encontró está o la planta, y voy a pedir una explicación de por qué no fuimos notificados de que hoy se iba a hacer la entrega de la planta para yo enviar a gobernación y que fuera testigo de lo que se encontrase ahí”, sentenció.

Recordó que la tarde de ayer, ex trabajadores, comerciantes y habitantes de Medellín en general se reunieron con el para hacer una serie de cuestionamientos y exigencias. Retomó que está en análisis el destino del sistema de agua en su municipio, por lo que se volverá a reunir con los interesados al final de esta semana.

 

Fotografía de Archivo

 

Dejanos tus comentarios