Medellín de Bravo, Ver., 26 de julio de 2016.- El desempleo y la falta de infraestructura de agua y saneamiento, llevaron a decenas de ciudadanos a exigir que Medellín de Bravo se separe del Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (Grupo MAS) y cree su propio organismo de aguas.

Encabezados por el secretario de la Contraloría Ciudadana municipal, José Francisco Carmona Quevedo, hombres y mujeres exempleados del desaparecido Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) así como ciudadanos de Medellín, se congregaron bajo un árbol en el parque Nicolás Bravo.

Organizaron tres comisiones: la de los extrabajadores sindicalizados, la de los habitantes y la de Contraloría Ciudadana. Poco después de las dos de la tarde, el grupo de casi 30 personas ingresó a la Sala de Cabildo del palacio municipal.

En el escritorio, aguardaba el alcalde Luis Gerardo Pérez Pérez.

Para comenzar el encuentro, el funcionario leyó un documento del 22 de julio en el que respondía a la ciudadanía el por qué decidió aprobar la extinción del SAS.

Momentos después escuchó la exigencia de los ciudadanos: romper relaciones y alianza con las empresas Odebrecht Ambiental y Aguas de Barcelona, que integran el Grupo MAS, y que Medellín se haga cargo del agua y saneamiento de su municipio.

La reunión tuvo duración de una hora y se acordó una nueva audiencia con los ciudadanos para el viernes 29 de julio, en la que Luis Gerardo Pérez confirmará su postura al respecto.

Audiencia Habitantes Alcalde Medellín de Bravo“La postura como autoridad es esperar al Congreso”: alcalde

“Si ustedes quieren que nosotros nos independicemos lo podemos hacer, lo podemos hacer, no hay ningún problema. Nos independizamos, tenemos el agua y nos quedamos con la infraestructura. En unos dos, tres, cuatro años, podemos tener nuestra propia planta”, expuso el alcalde de Medellín durante la audiencia.

Media hora antes, Luis Gerardo Pérez Pérez recordó que el Cabildo de Medellín de Bravo acordó extinguir al SAS porque era económicamente insostenible.

La desaparición del sistema, también aprobada por Veracruz, fue enviada al Congreso local, donde se podría aprobar junto con la creación del Instituto Metropolitano de Agua en el que estarán integrados ambos municipios, dijo.

Sobre el instituto afirmó que “Lo que nosotros hemos pedido es que sea en igualdades de circunstancias. Mencionaba que Medellín no ha recibido ningún planta de tratamiento, solo Boca del Río, solo Veracruz”.

El edil les aseguró que solo permanecería en el nuevo instituto de aguas, que estaría integrado en Grupo MAS, si tienen cinco de 10 lugares en el órgano de gobierno y si les es construida una planta de tratamiento.

De lo contrario, crearían su propio organismo de aguas.

“Todo lo que está en Medellín de infraestructura, lo que es planta, pozos, todo se queda y nosotros venderíamos el agua a Veracruz, en este caso a Grupo MAS, y a Boca del Río”, dijo Luis Gerardo Pérez. Agregó que buscarían ya no ser “el patio trasero de Veracruz y Boca del Río”.

Sin embargo, reiteró en varias ocasiones que estas decisiones solo serán tomadas hasta que el Congreso del Estado emita su decisión sobre la extinción o no del SAS. “La postura como autoridad es esperar a la determinación del Congreso y de ahí tomar lo prudente junto con el Cabildo”, señaló.

Audiencia Habitantes Alcalde Medellín de Bravo

Medellín debe separarse de Grupo MAS “cueste lo que cueste”

“Todo lo que tenemos en Medellín es obsoleto, incluso hasta la planta. No reúne los requisitos de una planta de primer mundo como lo fue hace 20 años. La dejaron que se deteriorara y los recursos se los robaron”, declaró José Quevedo, de la Contraloría Ciudadana.

A nombre de los habitantes de Medellín de Bravo, expresó ante el alcalde que “cueste lo que cueste” el municipio tiene que romper relaciones con Grupo MAS y crear su propio organismo.

“Es ilegal haber extinguido el SAS en estos momentos, porque no lo crearon los municipios, lo fundó el Congreso del Estado”, dijo. Carmona Quevedo consideró que esta decisión “arrastró” a Medellín con el desempleo de más de 600 personas, extrabajadores sindicalizados del SAS que viven en ese municipio.

Exempleados tomaron la palabra en varias ocasiones para denunciar que al haber perdido sus empleos los deja con una deuda de pagos ante el Infonavit y sin servicio de salud. Mostraron su temor de no poder pagar las colegiaturas y los útiles escolares de sus hijos e hijas en el ciclo escolar que iniciará en agosto.

José Quevedo expuso que “Nos tenemos que salir porque somos los mayores privilegiados siendo dueños de la planta de agua potable. Si nosotros municipalizamos el agua ellos se van a quedar con el grupo Odebrecht y Odebrecht si quiere agua de Medellín, tendrá que contratar a los trabajadores que no fueron responsables de la quiebra del SAS”.

Para terminar, los pobladores hicieron entrega al alcalde de un documento en el que contestan la carta que Luis Gerardo Pérez les dio el 22 de julio pasado.

“Solicitamos a usted se deslinde de cualquier empresa y/o municipio y que no se privatice el agua y sus derivados y que el municipio que usted representa se haga cargo de los bienes y servicios, si así fuera cuente con el respaldo de este noble pueblo”, dice a la letra el texto firmado por “Ciudadanos de Medellín de Bravo, Ver.”

Audiencia Habitantes Alcalde Medellín de Bravo

 

Dejanos tus comentarios