Boca del Río, Ver., 03 de septiembre de 2016.- El indulto presidencial aun no llega para Othón Cortéz Vázquez, acusado de ser uno de los asesinos de Luis Donaldo Colosio Murrieta y que tras ser exonerado fue obligado a pagar 18 millones de pesos a la Procuraduría General de la República (PGR).

En una mesa de café en Boca del Río Othón Cortéz se entrevistó con medios de comunicación locales. Encontrarse con su familia en Veracruz no impidió que presentara su libro titulado “El Segundo Tirador”.

“La verdad” es lo que promete Othón Cortéz Vázquez en la publicación que contiene las secuelas de dolor que su familia y sus amigos sufrieron, luego de la tortura y arresto que el Estado mexicano ordenó en su contra al ser acusado como el segundo en disparar en contra del entonces candidato a la Presidencia por el PRI.

El 24 de febrero de 1995, Othón quien se ocupaba en el oficio de conducir vehículos para militantes del Partido Revolucionario Institucional, fue detenido e ingresado al penal de máxima seguridad de Almoloya.

El año y medio que permaneció en la cárcel le dejó con secuelas, a más de 20 años de haber sido detenido.

14248138_10210855645288396_111251411_o“A raíz de la tortura ahorita me acaban de operar precisamente. Yo fui dislocado del hueso de la pelvis, yo perdí 80 por ciento de la audición del sonido, las fracturas, me metieron alfileres en las uñas. Las manos apenas después de los años las estoy moviendo más. La rodilla me acaban de retirar una prótesis que traje durante 10 años. La operación fue hace 20 días”, denunció.

Además de su precaria salud y de no poder votar durante 18 años, el acto le dejó una deuda de 18 millones de pesos con el Estado Mexicano.

Al ser liberado, Othón Cortéz decidió demandar al gobierno por los daños causados en su contra pidiendo una reparación del daño por siete millones de pesos. Sin embargo, la Procuraduría General de la República lo demandó por gastos del proceso exigiéndole el pago de 18 millones de pesos.

“Se me dice que mi demanda es inatendible, inoperante e infundada, pierdo el caso y por el contrario, la Suprema Corte de Justicia de la Nación me sentencia al pago de 18 millones de pesos que hoy le debo yo al Estado mexicano”, declaró.

Aunque en 2013 el presidente Enrique Peña Nieto declaró que le otorgaría el indulto y el propio Othón fue informado de ello, la deuda de 18 millones de pesos continúa pesando sobre él.

“Aún pedimos el indulto al presidente Enrique Peña Nieto de los 18 millones de pesos que le debo al Estado mexicano”, señaló, y comentó que la respuesta a su petición podría llegar en un futuro.

No obstante, su proyecto de vida se enfoca en dar a conocer su historia. “Pudiera llegar con el presidente Peña Nieto o con el nuevo presidente que viene, lo que estamos haciendo ahorita es una gira, me están invitando los estados, las universidades estatales”, dijo.

Agradeciendo a los abogados y jueces que demostraron su inocencia, mencionó que busca a través de estas conferencias mostrar a los jóvenes estudiantes de Derecho que “el dinero no lo es todo”.

“Para que ellos se conduzcan con dignidad, para que no lastimen a otras familias, como lo hicieron con nosotros”, expresó.

Dejanos tus comentarios