Veracruz, Ver., 30 de julio de 2016.- Bajo la lluvia, con agua de garrafón o lavando lo indispensable para la higiene del cuerpo, es como varios habitantes de la zona conurbana Veracruz, Boca del Río y Medellín, han optado por bañarse desde hace 10 días cuando el agua dejó de llegar a sus viviendas.

Aunque el 16 de julio pasado la asociación público privada Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (Grupo MAS) se hizo cargo tras la concesión que le fue otorgada en 2015, el 20 de julio comenzó la carestía para miles de hogares en una de las zonas metropolitanas más grandes del estado de Veracruz.

Las calles paralizadas por las manifestaciones de los habitantes afectados, las pipas de agua yendo y viniendo por las colonias y el hartazgo de la gente son una escena que podría repetirse en los próximos años pues la fuente de agua se está agotando.

El volcán Pico de Orizaba y sus glaciares, “la fábrica de agua” que alimenta al río Jamapa y los mantos acuíferos de Veracruz, Boca del Río y Medellín, son consumidos por la tala de árboles y los incendios. El dinero que estaba destinado para su cuidado desde el extinto Sistema de Agua y Saneamiento (SAS), no llega desde hace dos años.

Aunque continúa el cobro puntual por concepto de “Servicios ambientales” a los usuarios del agua en la conurbación, el recurso se ha usado para un fin diferente: pagar las deudas del SAS.

deforestacion pico de Orizaba dos

  • “Nos vieron la cara”

Fue en 2008 que la preocupación de empresarios y otros integrantes del Fondo Ambiental del Pico de Orizaba (FAPO AC) los llevó a proponer al organismo público Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) crear el programa “Salvemos al Pico de Orizaba”. Se comenzó entonces a cobrar el uno por ciento adicional a los recibos de agua de los habitantes de Veracruz, Boca del Río y Medellín, que en ese entonces integraban al sistema.

Ricardo Rodríguez Demeneghi, coordinador del programa “Salvemos al Pico de Orizaba”, describe en entrevista telefónica que ese dinero servía para prevenir incendios y participar junto con la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en la reforestación del volcán. El recurso permitía pagar empleos a los habitantes de las comunidades cercanas, quienes se ocupaban de realizar las labores de cuidado ambiental.

Lamentablemente el recurso dejó de llegar al programa en 2014. A dos años, la deuda acumulada del SAS con el programa es de cinco millones de pesos, tan solo en pagos a los pobladores de ejidos cercanos al volcán: Miguel Tlacotiopa, Nueva Vaquería, San Miguel Choapa, y Nuevo Jacal.

“El SAS mantiene una deuda con los ejidos que llevaron a cabo acciones y actividades a favor del parque nacional Pico de Orizaba y dentro del programa Salvemos al Pico de Orizaba, situación que está pasando con un recurso que está debidamente etiquetado”, expresa el coordinador.

Sin embargo, aclara que el total del dinero que debió llegar al programa, con la recaudación de los recibos de los usuarios en estos dos últimos años, es desconocido.

La extinción del SAS declarada por los municipios y aun no aprobada por el Congreso de Veracruz mantiene desconcertados a quienes llevan a cabo el programa en el Pico de Orizaba, pues a decir de Rodríguez Demeneghi “no sabemos con quien dirigirnos”.

“No sabemos qué va a pasar, y ahora a través de los medios vemos esta lucha de declaraciones como si el Grupo MAS fuera el salvador del mundo ¿no? y nadie dice qué va pasar con los adeudos”, menciona.

tala pico de OrizabaEl alcalde de Veracruz y quien fuera presidente del órgano de gobierno del SAS, Ramón Poo Gil, reconoció esta semana que existe un adeudo con el programa “Salvemos al Pico de Orizaba”. Afirmó que será el “ente liquidador”, es decir el exdirector de Administración y Finanzas del SAS, quien visitará a empresas paraestatales, empresas y “como este tipo de adeudos que se tiene con el programa de reforestación del Pico de Orizaba”, para pagarles.

“En mi opinión muy personal (el programa) debe de continuar y por parte del acercamiento se irá llevando a cabo de acuerdo a la agenda del liquidador. Sí debe haber un acercamiento, debe de pagarse este adeudo que tenía el extinto Sistema de Agua y Saneamiento para con el programa de reforestación del Pico de Orizaba y yo casi les puedo asegurar que este programa va a continuar”, dijo.

Ramón Poo aseguró que mientras se liquida el adeudo con el programa, el cobro del uno por ciento extra al recibo de agua de los usuarios continuará.

Al ser cuestionado sobre el destino del dinero que desde 2014 se ha cobrado para “Servicios Ambientales” a los veracruzanos, el presidente municipal dijo que “tengo el 99 por ciento de seguridad de que se está destinando para pagar las prestaciones de los trabajadores del extinto Sistema de Agua y Saneamiento”.

Rodríguez Demeneghi recuerda que han sido varias las promesas de pago desde hace dos años. Una de ellas, involucró terminar la colaboración con la Conafor y con ello gran parte de la reforestación del volcán.

“El diálogo se agotó hace dos años, en la administración del ingeniero (José) Tello, quien nos pidió que canceláramos el programa de servicios ambientales a través de fondos concurrentes con la Conafor por el incumplimiento por parte de SAS, y en eso mismo se comprometió Tello a pagar los adeudos y nos vieron la cara”, dice.

Afirma que se están asesorando para demandar al SAS pues el recurso que no les ha llegado fue etiquetado para un propósito. “Nosotros no tenemos los recursos para estar bajando cada semana, cada día, de la montaña a Veracruz para cobrar, cobrar lo que corresponde a un recurso que fue completamente etiquetado”, dijo Demeneghi, añadiendo que tienen esperanza en que les paguen.

  • La escasez en la abundancia

Los ríos Papaloapan, Coatzacoalcos y Pánuco, se encuentran entre los siete ríos que reúnen el 87 por ciento del agua superficial de todo México, según cifras del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), institución que también señala que en 2010, en el estado de Veracruz, el 76 por ciento de las viviendas contaba con servicio de agua potable.

Estadísticas de la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) en 2008 señalaban a Veracruz como una de las entidades con “alta” disponibilidad natural de agua por persona. Es decir, que el agua de lluvia es abundante y corresponden entre dos mil y cinco mil metros cúbicos por habitante al año, siendo el segundo estado en el país, después de Chiapas, con mayor agua natural disponible.

Sin embargo, las llaves de agua en colonias como el Centro, Lagos, Coyol, Reserva, en Veracruz, así como Ejido Primero de Mayo en Boca del Río, de manera escasa y por algunas horas, reciben el líquido para luego quedarse a secas, subsistiendo el resto del tiempo con las cubetas que llenaron de las pipas de agua que manda Grupo MAS y los municipios.

De la misma manera sobreviven hospitales, hoteles y restaurantes, llenando cada cierto tiempo sus depósitos de reserva.

En junio de 2015, Grupo MAS informaba a través de su representante legal, Javier Chuman Rojas, que para mejorar el suministro de agua potable y el servicio de saneamiento destinarían cuatro mil millones de pesos en un programa de mantenimiento de redes y equipo; así como seis mil millones de pesos en rehabilitación y la creación de nueva infraestructura para Veracruz y Medellín.

Rodríguez Demeneghi asevera que “se tienen que hacer cosas a favor del Pico de Orizaba que es la fábrica de agua. De nada les va a servir excavar pozos porque no hay agua. Hoy los medios de comunicación de Veracruz dicen que el 80 por ciento del agua la sacan del Tejar, ¿no? Esa agua viene del río Jamapa y el río Jamapa ha vivido en los últimos años situaciones muy caóticas”.

 

Ver también:

DETIENEN LABORES DE CONSERVACIÓN EN EL PICO DE ORIZABA

Dejanos tus comentarios