Por: José Calzada

Los pescadores de Veracruz se han especializado ya en el chantaje después de cada desastre ecológico que padece el mar. La explosión y derrame de combustible del buque tanque Burgos de Pemex no fue la excepción y apenas unas horas después del siniestro ya reclamaban indemnización aún sin conocer las consecuencias del incidente. Ahora se han unido los prestadores de servicios turísticos.

Los pescadores liderados por Isabel Pastrana Vázquez y Bernardo Hernández Guzmán se han beneficiado con la ampliación del puerto de Veracruz, con las manchas de chapo que se registraron hace algunos años y con todo tipo de incidente extraordinario que se registra en el mar.

Los amagues ofrecieron ya resultados pero esta vez fue una sorpresa para los dirigente ya que Pemex no les ofreció dinero sino un programa de empleo temporal para detectar precisamente lo que ellos denuncian, la contaminación del mar y la consecuente muerte de peces.

La respuesta de Pemex llegó de inmediato y ahora se puede observar a decenas de pescadores metidos en overoles naranjas y con cascos recorriendo las playas en busca de evidencias de contaminación, mientras los dirigentes Isabel y Bernardo toman café y se quejan ante los medios de comunicación.

Aunque la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como la Procuraduría de Protección al Ambiente han minimizado los hechos, lo cierto es que entre quemado y derramado, se estima que el buque Burgos perdió unos cinco mil barriles de los 160 mil que transportaba el día del siniestro, los cinco mil barriles equivalen a unos 800 mil litros de diésel que sí pueden causar algún impacto negativo en la flora y fauna marítima, pero el algo que no se ha informado.

Sin embargo, a los pescadores les conviene más recibir dádivas que salir a pescar, aunque tampoco dejarán de pescar y, contaminado o no, venderán sus productos como siempre.

Lo que sorprende ahora, es que ese tipo de vicios ya fue adoptado por los prestadores de servicios turísticos, restauranteros y hoteleros quieren subsidio económico de Pemex por una supuesta baja en sus ventas. En realidad no es esta temporada alta para el turismo y por si fuera poco, el pasado fin de semana muchas personas de ciudadanos cercanas al puerto no soportaron la curiosidad y llegaron a Veracruz donde al menos comieron y dejaron una importante derrama económica.

Los siniestros para Petróleos Mexicanos es pan de cada día por eso cuenta con un presupuesto para atender las contingencias y los daños colaterales, pero existen sectores como los pescadores y ahora también, los prestadores de servicios que han encontrado la manera de participar de esos presupuestos de manera sistemática.

Y mientras Pemex desactivó posibles protestas de los pescadores, las autoridades de la Semarnat y Profepa no ofrecen información satisfactoria a los ciudadanos en Veracruz, todo parece indicar que más allá del espectáculo de las ruedas de prensa para informar nada, el siniestro no tendrá responsables.

La presencia del director general de Pemex, José Antonio González Anaya y del titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano no ha rendido frutos, nadie sabe el motivo del siniestro pero todos saben que las válvulas de bloqueo no funcionaron, que la Marina no actuó de inmediato, que no existía suficiente espuma para controlar el incendio y derrame.

El siniestro sirvió también para evidenciar que el buque Burgos forma parte de compañías que le rentan barcos a Pemex bajo cuantiosas sumas en dólares que no corresponden al servicio que prestan como sucedió el pasado sábado.

PEDRO MONTALVO PARA RIPLEY

El candidato del PRI, perdedor de la elección para diputado local por el Distrito de Cosamaloapan, Pedro Montalvo Gómez mostró sus habilidades de mentiroso y cínico este miércoles al declarar que Javier Duarte de Ochoa merece reconocimiento y no castigo del PRI.

Si, realmente para risa y vergüenza que existan personajes como Pedro Montalvo, quien también forma parte del grupo de políticos que se enriqueció en los últimos dos sexenios con el manejo del dinero público, ahora se convierte en defensor de Javier Duarte y pide que los veracruzanos lo califiquen con un hombre honesto.

Desde la dirección de la CAEV y de Espacios Educativos, Pedro Montalvo hizo muchos negocios al amparo del gobernador, tal vez por eso en su defensa, argumenta que el gobernador siempre le pidió que hicieras la cosas bien.

Queda claro que la lealtad de Montalvo Gómez no es ni fue nunca con los veracruzanos como estaba obligado, su lealtad es con el grupo de políticos en el poder que lo incluyó en los cargos público desde donde operó los negocios. Sin duda que es uno de los candidatos más fuertes en las investigaciones que se derivan de la desastrosa administración de Javier Duarte de Ochoa.

El resto de los cómplices han guardado silencio y se esconden como una acción ajena al cinismo o temor al juicio de los ciudadanos que no requieren de ser especialistas en administración pública para saber que la agonizante administración fue de seis años de retroceso.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios