Por: José Calzada

La siniestro del buque tanque Burgos de Petróleos Mexicanos sobre el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano el pasado fin de semana, fue un lamentable espectáculo que no sólo provocó un desastre ecológico en el ya de por sí, contaminado y deteriorado mar veracruzano. Una vez más Petróleos Mexicanos. Y una vez más, se evidencian graves niveles de corrupción que en un país de impunidad quedará sólo en la denuncia pública y nada más.

La mañana del pasado sábado turistas y veracruzanos observaron la explosión y luego una enorme columna de humo, más tarde se reportó oficialmente que el Buque Burgos de Pemex transportaba 80 mil barriles de diésel y 70 mil de gasolina, es decir, unos 24 millones de litros de combustible con una ruta de Coatzacoalcos a la Terminal Marítima de Veracruz que se quemaron y otra parte se derramó al mar al ladearse la embarcación. Los daños aún no se han cuantificado por parte de ninguna autoridad, el director de Pemex, José Antonio González y el director de la Administración Portuaria Integral de Veracruz, Juan Ignacio Fernández se apresuraron a declarar que lo importante era la salvación de ls 30 tripulantes, aunque que se sabe que la tripulación no estuvo en riesgo real en ningún momento toda vez que la explosión fue focalizada y no impactó en el resto de la embarcación.

Al parecer los funcionarios pretendieron minimizar el tema de fondo que significa la contaminación y corrupción que a su vez deriva en la mala calidad de los servicios que prestan esas embarcaciones a Pemex con contratos elevados que se pagan en dólares pero no corresponden a una realidad. Y es que de acuerdo a información difundida este lunes, Pemex pagaba más de 100 mil millones de pesos al año por el arrendamiento del barco “Burgos” a la compañía Blue Marine Shipping SA de CV, envuelta en diversas irregularidades, como inflar los precios de los contratos que sostenía con la ex paraestatal y el tráfico de influencias.

El pago anual que PEMEX entregaba año con año a Blue Marine es parte del informe 14-6-47T4M-02-0313 DE-214 elaborado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), sobre los buques en arrendamiento de PEMEX Refinación (PREF) y su eficiencia, durante el 2014. Ese año la dependencia reportó a la Cuenta Pública una inversión de mil 108 millones 696 mil pesos, para el alquiler y los intereses que generan 14 de los 16 buques tanque que conforman la flota petrolera de PEMEX, según el reporte ya difundido en diversos medios de comunicación.

El documento, emitido por la ASF el 11 de noviembre de 2015, señala a la Blue Marine Shipping SA de CV como la compañía a la que el PREF pagaba el arrendamiento del “Burgos”, bajo el contrato 4500268790. Por este buque tanque, tan solo en 2014, fueron erogados 80 mil 408 millones de pesos para el pago del arrendamiento además de 33 mil 052 millones de pesos para saldar los intereses que generó el convenio. Según la auditoría, el barco en alquiler movilizó en 2014 el 97.6 por ciento del total de hidrocarburo que tenía programado transportar.

Aunque la ley no permite acceso a la información del presente año, es evidente que el esquema de operación de Pemex con esas empresas, es idéntico y fueron esos vicios los que llevaron a una operación deficiente y un mantenimiento inadecuado que derivó en una reveladora explosión.

Le legislación mexicana cuenta con una herramienta para castigar los responsables que es la Ley de Responsabilidad Ambiental promovida por el Partido Verde para que el que contamine pague y repare en daño, sin embargo, dependerá de los peritajes de la propia empresa Pemex, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales como cabeza de sector.

En el plano de combate a la corrupción, la Procuraduría General de la República y la Auditoría Superior de la Federación están obligadas a hacer los propio para investigar a fondo y castigar a los responsables que pueden ser desde las empresas arrendadoras hasta funcionarios de Pemex en diversos niveles.

En cuanto a la contaminación, ya han alzado la voz legisladores locales y federales, principalmente del Partido Verde para que se investiguen y documenten los daños inmediatos y a largo plazo que dejó el derrame de combustible dentro y fuera del polígono del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano.

PROTAGONISMO DE HECTOR

Muchas son las versiones de los motivos que provocaron la derrota de Héctor Yunes Landa como candidato a gobernador de Veracruz, lo cierto es que en cualquiera de ellas, el único responsable es él y aunque el gobernador Javier Duarte de Ochoa está en el linchamiento púbico y en terreno legal en la presunción de inocencia, el senador Yunes Landa es quien menos calidad moral tiene para tratar de encabezar un juicio sumario en su contra.

Este domingo Héctor Yunes Linares se rasgó las vestiduras en un mensaje enviado vía telegram a todos sus contactos para erguirse como el defensor de Veracruz y llamó a los priístas a no dejarse presionar para firmar desplegados a favor del gobernador, pero se le olvida a Héctor que esa misma práctica la usa él, como cuando presionó a los diputados locales del PRI para no acudir a una reunión del PRI que se realizó un domingo despuéss de las elecciones en el MIX de Xalapa.

Por si fuera poco, para nadie es un secreto y recién confirmado por el gobernador Javier Duarte en una grabación filtrada, que los recursos para el PRI y las campañas salen de la administración pública. Poco tiene que decir el senador Héctor Yunes Landa respecto a la honestidad y buen gobierno después de que, como candidato no inyectó el ánimo suficiente para recuperar la credibilidad en el PRI en una percepción colectiva negativa, y sí, generada por el mal gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

DUARTE EXTERNO AL PRI

El portal de noticias Crónica Veracruz de la periodista Rosa María Hernández Espejo revela que Javier Duarte de Ochoa tiene apenas una militancia de dos años en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), por lo tanto, muy poco le interesa el veredicto de la Comisión de Justicia Partidaria del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor.

De acuerdo con el portal cronicaveracruz.com Javier Duarte se habría afiliado al PRI apenas el 17 de julio del 2014 en el comité municipal de Córdoba, su ciudad natal. El dato ubica al todavía gobernador como un militante prácticamente de nuevo ingreso y serán muy pocos los miembros que tengan menor antigüedad en ese partido.

De esta forma, cualquiera que sea el castigo por portarse mal y no ser leal a los estatutos partidarios, no será motivo de insomnio para el gobernante.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios