Xalapa, Ver., 6 de octubre de 2016.- Este jueves la comisión de Vigilancia inició la revisión de la Cuenta Pública 2015, el diputado Julen Rementería del Puerto del Grupo Legislativo del PAN; asegura que la deuda pública bancaria y de proveedores y deuda con pensionados y sindicatos supera los 100 mil millones de pesos, según primeras revisiones, no es de 64 mil millones de pesos, esa suma es apenas la bancaria, destacó.

Dijo, que no es sorprendente que se manifiesten empresarios, “ya son los últimos que faltaban de manifestarse, cada día vamos descubriendo que es mayor el número de personas que reclaman adeudos al estado, han sido directores, pensionados, maestros, cañeros, ahora empresarios, todos piden cubrir sus adeudos”.

Rementería del Puerto, señaló, que con la deuda de 64 mil millones de pesos que mencionó el Auditor General del Órgano de Fiscalización (Orfis) el martes pasado, sólo se está hablando de “deuda bancaria, de la del sistema financiero, no se está hablando del pasivo circulante. No se está hablando de los trabajadores, lo que se le debe al IPE, a la Universidad Veracruzana, a los organismos públicos descentralizados.

Lamentablemente la deuda pasará de los 100 mil millones de pesos. Eso es mala noticia porque va a enfrentar la siguiente administración un reto enorme, que no va a poder ser cubierto de manera expedita por mejor que haga las cosas, el dinero no se genera de forma espontánea”, señaló.

El legislador auguró, que no se resolverá ni en un año, “hay que empezar a hacer bien las cosas para generar un círculo virtuoso y salir del vicioso en el que se está”, citó.

TODOS COBRAN AL GOBIERNO
El legislador expuso, “el asunto de esto es que el gobierno está acabado, no tiene dinero, precisamente en la reunión de Vigilancia podemos constatar eso, la deuda crece y crece, no sabemos a dónde fue a parar todo este dinero que hoy se le debe a instituciones bancarias, proveedores, ojo, no se está contando el pasivo laboral que se tiene con maestros, pensionados, lo del IPE, no se ha considerado como deuda pública. Y ahí está. En el caso de los constructores afecta a los trabajadores, son los empleados quienes pasarán penurias”.

Lamentó, que ya no quede ni tiempo, ni dinero para corregir el rumbo y, es posible dijo, que la administración saliente ya no pueda hacer mucho para pagar lo que debe: “Primero porque no ha sido estilo, porque no quiere, porque no está convencida que las cosas se pueden hacer bien y, porque a estas alturas del partido ya no cuenta con esos recursos. Hay una situación de auténtica emergencia en el estado, que seguramente se irá agravando conforme pasen los días y, estaremos pendientes de cómo se le entrega a la nueva administración”.

Auguró un inicio de administración estatal complicada, lamentó que no se haya detectado a tiempo. “El Congreso ha sido cómplice, pero sobre todo ha sido cómplice Finanzas y el Orfis, ojalá los próximos diputados sí tengan la voluntad de procesarlo, de llevarlo a un juicio político, una de las causales es el incumplimiento de un deber legal”.

Julen Rementería, criticó que no se haya detectado que pasivos que ahora se reportan como pasivo circulante, corresponde a ejercicios anteriores a 2015.

“Evidentemente se ocultaron cifras y hay responsabilidad, yo espero que el próximo Congreso haga algo al respecto”, confió.

Dejanos tus comentarios