Brasil, 31 de agosto de 2016.- Por mayoría, el Senado de Brasil destituyó a Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil, a poco más de ocho meses de que iniciara el juicio político en su contra por presunta manipulación de los recursos del gobierno.

Fue en octubre de 2015 que miembros de partidos opositores en el Congreso acusaron a la gobernante del Partido de los Trabajadores (PT) de tomar préstamos de bancos estatales sin consultar al parlamento, con el fin de cubrir faltantes en las cuentas públicas.

Este miércoles, tras un proceso jurídico e investigaciones, 61 senadores votaron a favor de retirar a la presidenta de su cargo de manera definitiva. 20 votaron en contra. No hubo abstenciones.

Quien iniciara en su carrera política en la adolescencia como guerrillera contra el gobierno militar de la década de los 70, argumentó a su favor durante el juicio en su contra que las acusaciones eran falsas y no eran suficientes para apartarla de la presidencia de la República.

Dilma, quien ocupó la presidencia por primera vez en 2011 y se reeligió en 2014, fue la primera mujer en presidir Brasil y con su destitución acaban 13 años del PT en el gobierno carioca que comenzaron con Lula da Silva en 2003.

El nuevo presidente de Brasil será Michel Temer, quien permanecerá en el cargo a finales de 2018. Temer, quien es líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, había permanecido al frente del gobierno durante la suspensión de Dilma Rousseff ocurrida en mayo de este año.

Dejanos tus comentarios