Veracruz, Ver., 25 de septiembre del 2016.- Hasta este momento sigue ardiendo el buque petrolero Burgos. Desde anoche fue prácticamente abandonado pues los cinco remolcadores que trabajaban desde la tarde tratando de apagar el fuego se quedaron sin espuma y regresaron a puerto. Ni la Administración Portuaria de Veracruz (APIVER), ni la Secretaría de Marina (SEMAR), ni Petróleos Mexicanos (PEMEX), implementaron plan alguno para evitar el derrame de más de 22 millones de litros de combustible al mar.

El barco transportaba 81 mil barriles de diesel y 71 mil barriles de gasolina magna, así como 16 mil barriles de gasolina mixta; cada barril contiene 142 litros, con lo que hace un total de 22 millones, 720 mil litros que desde ayer se queman en las aguas veracruzanas, toda vez que el buque “ladeó” y el combustible cayó al mar.

Fuentes de instituciones portuarias y de Pemex, indicaron que no se colocaron las barreras debido a que “las que tenía PEMEX estaban en mal estado y se hundían, no sirvieron”. Desde las diez de la noche el fuego fue declarado “sin control” y cesaron las maniobras para sofocarlo.

Ni la Marina Armada de México, ni Petroleos Mexicanos, permitieron la ayuda de los bomberos de Veracruz ni Bomberos Conurbados, lo que ha evidenciado una total desorganización para casos de emergencia de gran magnitud como este, por parte de la Marina y Apiver. “No nos permitieron apoyar bajo el argumento de que ellos tenían personal experto pero nunca se vio ese personal” dijo Antonio Chedrahui Bolado, Presidente del Patronato de Bomberos de Boca del Río.

El buque se incendió antes de las doce del día sábado, cuando esperaba turno para atracar en el puerto de Veracruz, a unas 7 millas de la ciudad; primero vino una explosión y luego el incendio. Desde esa hora, millones de partículas contaminantes cubren el cielo de la zona Veracruz-Boca del Río.

Una fuente consultada de Protección Civil, informó a Crónica Vercruz que en este momento no existe un comité de contingencias marinas, como sí lo había en años anteriores. “Lo que se observa en este momento es una descoordinación total. Existía un Plan Marino de contingencias, y en el participaban todos los cuerpos de auxilio, marinos y terrestres, cada determinado tiempo se hacían simulacros, pero tiene mucho tiempo que ya no se hacen simulacros ni nada y ni siquiera a los bomberos dejan participar”, declaró.

1 Comentario

Dejanos tus comentarios