Veracruz, Ver., 21 de septiembre de 2016.- Policías estatales custodian celosamente el despojo a 25 familias que desde hace más de 80 años viven en el patio La Libertad. Madres y abuelas denuncian que el supuesto dueño del lugar nunca dio aviso del desalojo, mientras que el notificador se niega a declarar la identidad del propietario que busca echarlos de sus hogares.

Un caldo estaba por hervir en la parrilla de Paula de Jesús Reyes, mientras sus dos niñas esperaban en la mesa para comer, cuando policías estatales le avisaron que desconectarían sus tanques de gas para llevárselos. También sacarían sus muebles y todas sus pertenencias por órdenes del dueño del lugar.

Los policías se alejaron para continuar avisando a los vecinos del patio La Libertad que tenían que irse ya.

Dejaron a Paula intranquila, pues sus padres, su hermano y ella desde hace más de 30 años viven ahí. “¿Qué no se ponen a pensar en dónde voy a dormir hoy en la noche yo y mis cuatro hijos?”, expresa la mujer, llorando, en la casa de una señora que busca consolarla diciéndole que no saque sus cosas ni le abra la puerta a nadie.

Abrir la puerta fue el error de uno de sus vecinos, quien alrededor de las tres y media de la tarde escuchó que tocaban. Al abrir, varios policías le notificaron del inmediato desalojo y se introdujeron sin pedir permiso a la habitación de madera.

Roperos astillados, sillas, un bastón de metal, entre otras cosas, fueron a parar a uno de los dos camiones de mudanza que llegaron a estacionarse frente al patio, sobre la calle Uribe entre la avenida Díaz Mirón y Lafragua, desde las dos de la tarde.

Un par de horas después, solo dos de las 25 familias que viven en el sitio, según datos de los vecinos, habían sido echadas. El resto, exige al notificador que muestre la orden de desalojo y diga quién es el propietario del patio que los ha mandado a sacar.

patio La Libertad desalojo

La Libertad y sus años

Hasta tres generaciones han habitado las casas de madera del patio La Libertad, sitio al que actualmente lo rodean una televisora local, mueblerías, tiendas de telas, supermercados y que se ubica a pocas cuadras del Centro Histórico de Veracruz.

Norma Morales Armenta tiene 61 años de edad. Su padre, sus tías, tíos, ella y sus hijos nacieron en ese patio.

“Yo soy hija, mi papá y mi mamá le rentaban a Don Rodrigo, un señor, era un gallego. Cobraba 20, 10 pesos. El más que cobraba, que era el más caro, era el señor de la mochila que está parado. A ése le cobraban 30 pesos, que era el más caro”, platica Norma Morales, quien recuerda que su padre falleció a los 82 años de edad, hace ya 21 años.

Norma estaba en la sala de su casa cuando su hija entró agitada a decirle que los corrían. Con aplomo, la señora expresa “Fui con el notificador y le pedí que nos mostrara los papeles, porque a nosotros no nos notificaron. En ningún momento nos notificaron que nos teníamos que salir”.

Señala que mientras el abogado afirma que es un solo propietario el que los manda a desalojar, en realidad son varios los que a lo largo de los años y hasta el 2014, les cobraron la renta.

patio La Libertad desalojoLa señora Eduwiges Peña, quien llegó a La Libertad tras contraer matrimonio hace varios años, menciona que hace tiempo los cobradores dejaron de llegar por lo que los vecinos comenzaron a ir a los juzgados para hacer el pago de la renta correspondiente. Sin embargo, desde hace dos años les dijeron que no había que pagar más.

“Es una violación de la ley”, dice Eduwiges sobre los policías que a unas tres casas de la suya vigilan cómo trabajadores sacan una vieja cómoda y afirma que su hijo abogado está por llegar para defender a los vecinos.

La mayoría espera a sus hijos, hermanos, parientes, aun trabajando. “Yo me voy a quedar aquí y si me quieren pegar, yo los acuso”, dice Norma, quien junto con otros ocupantes, pide que el dinero que el presunto propietario ha invertido en los camiones de la mudanza, lo utilice para pagarles casas por tantos años que vivieron en el sitio.

Como el patio La Libertad, otros patios antiguos han sufrido intentos de desalojo en la ciudad de Veracruz.

Es el caso del patio San Salvador en el Barrio de La Huaca, y el patio Bravo, ambos en el Centro Histórico del municipio. Mientras que el Ayuntamiento y el gobierno estatal intervinieron para que en San Salvador ninguna familia fuera echada, el patio Bravo fue cerrado definitivamente el 27 de julio de 2015.

patio La Libertad desalojo

Dejanos tus comentarios