Veracruz, Ver., 25 de Julio del 2016.- Pérdidas económicas y reservas canceladas de última hora padecen los empresarios hoteleros de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, producto del desabasto de agua potable que han padecido las ciudades con la entrada en funciones de la empresa mixta Grupo MAS y el conflicto que aún persiste con los trabajadores sindicalizados del Sistema de Agua y Saneamiento.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles en la conurbación Fernando Ortíz González, explicó que durante toda la semana la mayoría de los hoteles tuvo que hacer uso de su reserva a causa de la falta de suministro, por lo que en un buen porcentaje de hoteles, sobre todo los de menor tamaño e infraestructura, existió un servicio deficiente por la falta del líquido durante el fin de semana, periodo en el que hay más visitantes.

Advirtió que para el domingo se tenía identificado a un 40 por ciento de los hoteles locales sin abastecimiento necesario, lo que los llevó a contratar pipas particulares para que les suministraran el líquido.

Ortíz González explicó que aunque las autoridades habrían de proporcionar pipas, la política es naturalmente abastecer primero a los hospitales y después a los negocios, por lo que no alcanzaban las unidades. Además, dijo, pese a que se pagaron pipas particulares las tomas de agua que hay en la ciudad también son escasas, por lo que tomó de 24 a 36 horas abastecer sus negocios y provocó que el costo de las unidades creciera sustancialmente.

Indicó que la falta de agua genera un gasto extraordinario para los empresarios de su sector, pero lo mas preocupante, afirma, es la pésima imagen que los turistas se llevan de la ciudad, por lo que consideran la derrama por turismo en las temporadas altas como lo es el actual periodo vacacional de verano se encuentra en riesgo.

Advierte hay pérdidas inmediatas pero las que se acumulen a largo plazo serán aún peores para su negocio, pues el descontento está escalando a la ciudadanía que ha llegado a tomar medidas como el cierre de calles y carreteras. Por lo que dijo urge resolver el tema lo mád pronto posible.

“No tenemos un cálculo de afectaciones económicas porque hablamos de que no solo perdimos en el pago de las pipas sino que también algunas reservas canceladas y algunos gastos que se han tenido que hacer para compensar el mal servicio”, advirtió.

Dejanos tus comentarios