Boca del Río, Ver., 10 de octubre de 2016.- El presidente de la Confederación Inmobiliaria Latinoamericana (CILA), Antonio Hánna Grayeb, exigió al gobierno estatal saliente que “deje de dar patadas de ahogado” y respete el patrimonio de los veracruzanos.

Lo anterior, ante la iniciativa de donación que existe por parte del ejecutivo estatal para dar terrenos del Estado al empresario y diputado federal del PRI y dueño de la franquicia de los Tiburones Rojos de Veracruz, Fidel Kuri Grajales.

“Yo creo que el gobierno debe de dejar de dar patadas de ahogado y, realmente debe hacer las cosas de manera formal y de manera seria, no se puede jugar con el patrimonio de los veracruzanos, lo que queda de los terrenos patrimonio del Estado, es de todos los veracruzanos y hay que hacer las cosas de manera muy formal y de manera muy lista”, puntualizó.

Indicó, que este tipo de transacciones si se hacen, deben obedecer a una subasta pública, donde intervengan actores sociales y empresariales, incluso, podría ser regulada por la misma Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

“Debe de hacerse de una manera muy legal, muy lista y muy pareja para todos los empresarios, no se puede beneficiar a algunos empresarios o no puede haber empresarios de primera, de segunda o de tercera”, agregó.

Definitivamente, no avaló que el patrimonio de los veracruzanos se administre de esta forma y menos previo a la salida de la administración estatal.

“Aquí está la AMPI, para hacer un proceso que yo lo he manifestado, hacer una licitación pública, abierta en general, al que lo quiera comprar, al mejor postor, creo que eso sería mucho más transparente y llegaría a fomentar el mismo movimiento del mercado”, destacó.

Indicó, que le “sorprendió” enterarse por los medios de información que se donarán terrenos de la Isla del Amor y la Nueva Veracruz a empresarios veracruzanos, entre ellos, Fidel Kuri, a quien dijo “respetar” pero el gobierno estatal debe hacer operaciones que no sólo beneficien a Veracruz, sino que no dejen espacio a la suspicacia.

Dejanos tus comentarios