Por José Calzada

La vista de este jueves 11 de agosto del presidente Enrique Peña Nieto a las instalaciones de la Heroica Escuela Naval de Antón Lizardo para la graduación de cadetes, no tiene que ver con el gobierno de Veracruz, aunque el protocolo obliga a que sea el gobernador, Javier Duarte de Ochoa y los representantes de los poderes Legislativo y Judicial los encargados de recibirlo.

La llegada del presidente Peña Nieto se da en el marco de serias diferencias del gobernador Javier Duarte de Ochoa con la dirigencia nacional del PRI y con funcionarios de alto nivel del gobierno federal como el Auditor Superior de la Federación y la Procuraduría General de la República que han señalado de manera clara su distancia con el mandatario veracruzano en relación con el estado que guardan las finanzas de la entidad.

En un contexto en el que la percepción social es que el gobierno de Peña Nieta ha dejado solo al gobernador, aunque éste sostenga lo contrario, el presidente acudirá a un evento en calidad de Primer Comandante de la Fuerzas Armadas a entregar Espadines de Mando a los egresados de la Heroica Escuela Naval y estará flanqueado por los titulares de la Secretaría de Marina, de la Defensa Nacional, de Educación y de Gobernación, por lo que será muy difícil que se de una oportunidad de diálogo con el gobernador en el desarrollo del acto.

Será interesante también ver quienes formarán parte de la comitiva del Presidente y junto a quien sentarán al gobernador Javier Duarte, el evento puede constituir un claro mensaje de respaldo al gobernador saliente o bien de una clara distancia entre ambos personajes, en cualquiera de los casos habrá consecuencias a favor o en contra de Duarte de Ochoa en los próximos días o meses previos a su salida.

Peña Nieto llegará a un estado donde el gobernador saliente y el entrante mantienen una guerra sin cuartel en los medios y en el terreno de las denuncias, un intercambio de acusaciones de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, desvíos de recursos y robo al erario público.

También un estado secuestrado por la delincuencia organizada y un secretario de Seguridad Pública que renunció en medio de escandalosas adquisiciones de bienes en sus años como funcionario público.

Y por si fuera poco con investigaciones de la Procuraduría General de la República en la que se involucra a funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Javier Duarte, y que han sido llamados a declarar ante el Ministerio Público.

En sus diferentes visitas al estado de Veracruz el Presidente Peña ha tenido diferentes comportamientos con el gobernador Javier Duarte, y en muy pocas ocasiones ha sido amable con el veracruzano, de manera clara sólo en los actos agrarios del 6 de enero, en las demás visitas, siempre se ha notado con cierta distancia hacia el mandatario, este jueves sin duda, el mensaje será claro para el gobernador con o sin palabras.

ESPINOZA PAZ EN EL GRITO

 

En lo que será el último Grito de Independencia del gobernador Javier Duarte  desde el Palacio de Gobierno de Xalapa, el artista contratado es Espinoza Paz, el que hace llorar a las abuelitas, su presencia en la Plaza Lerdo tendrá con costo de 6.5 millones de pesos en un estado donde ya no hay dinero para casi nada, pero aún queda para la fiesta.

Trascendió que la contratación del artista está a cargo de un empresario radiodifusor de la ciudad de Xalapa y que ya se pagó el dinero para garantizar que el artista ofrezca su show sin ningún contratiempo para que encienda a los veracruzanos que asistirán al famoso Grito de la Independencia.

Las fuentes del propio Palacio de Gobierno confirmaron que el pago del show ya se hizo al promotor, mientras los proveedores, maestros y pensionados deberán aguantar a que exista mayor disponibilidad de dinero en las arcas estatales para recibir sus pagos pendientes.

Aplicará el gobierno del estado la prédica popular, al pueblo pan y circo, así que a un mes de las fiestas patrias, al menos el artista estelar ya esta confirmado y liquidado por adelantado, en virtud de que existe la mala fama de mala paga de los actuales administradores de Veracruz.

 

RESCATISTA CIRO

Esta semana el periodista Ciro Gómez Leyva ofreció un amplio espacio en su noticiero matutino al gobernador Javier Duarte de Ochoa, el tiempo aire incluyó una clara tendencia favorable al gobernador que se dedicó a atacar al gobernador entrante, Miguel Angel Yunes Linares.

Las críticas y los memes en contra del periodista no se hicieron esperar ya que a los ojos de muchos pareció el rescatistas de Duarte. EN ese mismo espacio, Ciro Gómez Leyva le ha cortado la llamada a Yunes Linares en plena entrevista por no ajustarse a los guiones previamente establecidos.

En la entrevista de esta semana el gobernador utilizó muy  bien el espacio para mantener su ataque frontal al gobernador electo y dejó claro que no estará en la ceremonia de cambio de poderes, lo que significa una escena histórica, ya que hasta en los momentos más álgidos de la historia reciente la transición de poder se ha dado de manera civilizada.

plumanegra12@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Dejanos tus comentarios