Por José Calzada

De la larga lista que trae bajo el brazo el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares para hacer justicia y ofrecer el circo romano que tanto espera el pueblo de Veracruz, como única satisfacción y reparación de daño colectivo que provocaron algunos personas organizadas en el gobierno que encabeza Javier Duarte de Ochoa, el diputado local electo, Vicente Benitez González encabeza la lista de los más vulnerables y podría se el primero en pisar la cárcel.

El ex funcionario estatal ocupó cargos que le permitieron tener acceso a dinero sin control alguno, como la maleta con 25 millones de pesos con la que fue detenido en el aeropuerto de Toluca, pero también tuvo acceso a los presupuestos de obras escolares y adquisiciones donde llegaba a facturar miles de computadoras con precios unitarios de hasta 50 mil pesos, toda una larga lista de acciones que en la impunidad total pudo hacer para formarse un patrimonio en el país y en el extranjero.

Como parte de su blindaje, Vicente Benitez se postuló para diputado local por el distrito de San Andrés Tuxtla pero no por su partido el PRI sino por Nueva Alianza, con el propósito de ganar la elección al prever candidatos débiles del resto de los partidos para ganar con toda facilidad, así con un derroche de dinero se convirtió en uno de los candidatos más votados, su victoria fue contundente.

Pero hace apenas 15 días, el Instituto Nacional Electoral (INE), determinó sancionar al Partido Nueva Alianza con la reducción del 23 por ciento de las ministraciones mensuales del financiamiento, y multas de casi tres millones de pesos por rebasar en un 150 por ciento los topes de campaña del candidato a la diputación de San Andrés Tuxtla, Vicente Benítez.

La información del INE establece que el candidato rebasó el tope de campañas por más de 1. 2 millones de pesos, de acuerdo a lo documentado por la autoridad electoral, pero es sabido que fueron muchos millones lo que se derrocharon en la mística región de los Tuxtlas para conseguir votos.

El candidato reportó a la unidad de fiscalización, gastos por 685 mil pesos, (de un tope de un millón 7 mil pesos), sin embargo se detectaron gastos no reportados por más de un millón 700 mil pesos, lo que significa un rebase de los topes de más de 150 por ciento

Esta semana trascendió que además existen suficientes elementos para impedir que Benitez tomé protesta en noviembre como diputado local por las severas violaciones a la legislación electoral.

El problema electoral para Benitez es lo de menos, quedarse sin diputación también, el gran problema que le quita el sueño al ex funcionario es que la Procuraduría General de la República y la Auditoría Superior de la Federación cuentan con elementos suficientes para enjuiciarlo y llevarlo a la cárcel por delitos de enriquecimiento ilícito, peculado, malversación de fondos y los que se acumulen.

De todos los duartistas denunciados en la PGR, Vicente Benitez se convierte en el rival más débil, el más frágil y el candidato ideal para ser el primero en ir a la cárcel y obligarlo a la reparación del daño que significa devolver lo millones de pesos que obtuvo de manera ventajosa y tramposa del erario público de los veracruzanos.

Pero la lista es larga y cada día se suman más funcionarios y ex funcionarios que se encuentran embarrados en los enjuagues que desde la administración pública se hicieron para desviar recursos, algunos como Tarek Abdalá, Edgar Spinoso Carrera y Erik Lagos son diputados federales y gozan del fuero constitucional por algún tiempo, pero otros como Pedro Montalvo Gómez, Arturo Bermudez Zurita y Gabriel Deantes están a la deriva.

RICOS CONTRA RICOS

La guerra entre duartistas y yunistas pasó de lo político a lo económico y hoy las acusaciones cruzadas tienen que ver con el número de propiedades, empresas, prestanombres y cuentas bancarias que sorpresivamente están documentadas y que forman parte ya de los expedientes de denuncias en la Fiscalía estatal y en la PGR, pero hasta ahora nadie explica la manera de obtener esa privilegiada información.

Los ricos políticos o nuevos políticos ricos no son acusados de tontos, sino todo lo contrario de pasados de abusados, pero también ha quedado evidenciado que dejaron huellas y que las respectivas contrapartes han justificado sus fines al utilizar medios para obtener la información que desnuda al contrario.

De las fotografías de lujosas residencias, departamentos y casas en el extranjero, los políticos enfrascados en la guerra de la transición, han pasado a esa información que se supone confidencial y en el afán del desprestigio público presentan desde facturas de salones de belleza hasta escrituras y estados de cuenta de los bancos.

Aunque las pruebas son contundentes, muchas de ellas no llegarán a las autoridades porque se trata de acciones mediáticas y no legales, y conforme se acerca la renovación del Congreso Local y luego la gubernatura, las cosas empeoran sin que los veracruzanos tengan algún beneficio más allá del circo que está en su número estelar.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios