Veracruz, Ver., 9 de Agosto del 2016.-Enfurecidos y hartos de los conductores temerarios e irresponsables, vecinos de la Avenida Xalapa, Colonia Ortiz Rubio y alrededores, retuvieron a un microbusero que intentaba darse a la fuga tras arrollar a dos mujeres, una de ellas menor de edad.

Vecinos acusan que en el mismo lugar, una semana antes, otra unidad de transporte público había atropellado a una pareja, matando a una mujer.

A punto de ser linchado estuvo el conductor de un camión urbano luego de atropellar a una mujer de 32 y a su hija de 17 años, cuando ambas cruzaban la avenida Miguel Ángel de Quevedo, los ciudadanos indignados rompieron los cristales del camión urbano y señalaron estar cansados de la forma que manejan los choferes del servicio público urbano.

Fueron cerca de 100 personas las que estuvieron a punto de linchar al conductor de un camión urbano de la ruta Alcocer-Centro, número 128, placas 196 929 X, que al pasar a exceso de velocidad atropelló a dos mujeres que intentaban cruzar la avenida.

Las heridas son Leidy F.Z. de 32 años de edad y Emily Mariel F. C. de 17 años de edad, ambas fueron embestidas por el urbano que bajaba a gran velocidad y que debido a la misma, no pudo frenarse a tiempo, dejando una huella de más de 10 metros sobre el pavimento hidráulico.

Tras ser arrolladas, los habitantes de las colonias vecinas, enardecidos rodearon la unidad sin dejar que el conductor bajara, esperando a que las dos mujeres fueran llevadas a un hospital para ser atendidas.

Las personas indicaron estar cansadas de los accidentes provocados por los conductores de camiones urbanos, los que siempre salen libres, situación por la que comenzaron a lanzarle piedras, rompiendo los vidrios e intentando golpear al conductor.

Para fortuna del camionero, al sitio llegaron elementos de la Policía Naval que intentaron resguardar al chofer; sin embargo los ánimos y la “calentura” de la personas hizo que la unidad fuera rodeada y que no permitieran por varios minutos bajar al conductor.

Los policías se vieron en la necesidad de acercar una patrulla al costado de camión en donde recibieron golpes, mentadas y jaloneos, pero por fin luego de más de 20 minutos lograron llevarse al conductor.

Las mujeres fueron enviadas al hospital de la Cruz Roja mientras que el detenido quedó a disposición de las autoridades de Tránsito.

Algunos de los vecinos luego de que el chofer fue asegurado y trasladaron, gritaban y pedían quemar la unidad, sin embargo estaban muy cerca de una gasolinera, situación por la cual otros lo evitaron. Finalmente el camión quedó con daños pero bajo resguardo.

Los vecinos enardecidos pretendían quemar el camión a un costado de la gasolinera pero finalmente todo quedó en completa calma y el carro fue asegurado.

Dejanos tus comentarios