JOSÉ CALZADA

El Partido Verde en Veracruz inició su estrategia para la elección local de junio del 2017 con la renovación de su dirigencia estatal que ocupó durante más de cuatro años el ahora ex diputado local, Juan Eduardo Robles Castellanos, en su lugar fue nombrado un delegado nacional que recae en el diputado federal, José Alberto Couttolenc que en sus primeras acciones nombró vocero del comité a Carlos Marcelo Ruiz Sánchez quien contará también con todas las facultades de secretario general. De esa manera la mano de Javier Herrera Borunda se hace sentir en Veracruz.

El diputado Javier Herrera Borunda se decidió por mantener el control del Partido Verde para consolidar su proyecto político en el estado, por lo pronto deberá mostrar sus capacidades en la selección de perfiles para las planillas que jugarán por las 212 alcaldías de la entidad, un reto que está a la vuelta de la esquina.

La tarea estará a cargo del secretario de organización del Comité Estatal, Marcelo Ruiz Sánchez quien ya fue diputado local, coordinador de promoción del voto en el 2012 en la campaña de Manuel Velasco Coello, coordinador de la campaña de Verónica Carreón en el 2013 candidata del Partido Verde por el distrito de Martínez de la Torre y coordinador de activismo político en la campaña federal del 2015. La experiencia del orizabeño le permitirá trabajar en la organización del PVEM que en la elección del 2017 tendrá la oportunidad de convertirse en un partido de los grandes ya que seis de los mini partidos no podrán participar en la elección porque perdieron el registro al no alcanzar siquiera el 3 por ciento de la votación en el proceso electoral local del 2016.

El Partido Verde con el 6 por ciento se consolida como una oferta real para las elecciones, mientras que Alternativa Veracruzana (AVE), Partido Cardenista, Partido del trabajo (PT), Movimiento Ciudadano (MC), Partido Encuentro Social (PES) y el Partido Nueva Alianza (PANA) no podrán postular candidato por no cuentan con registro en el estado de Veracruz, tampoco tienen acceso a las prerrogativas del Organismo Público Local Electoral.

En la última elección el Partido Verde obtuvo alrededor de 170 mil votos, logró dos diputados por la vía del voto directo y una plurinominal, por lo que se convierte en un partido de competencia, pues ocupa está en igual de posición que el PRD y se convierte en el único de los partidos pequeños que se mantiene en el mapa electoral veracruzano.

La recomposición del Partido Verde para enfrentar la elección local del 2017 significa el primer paso para el proceso electoral madre del 2018, por lo pronto habrá que observar el trabajo de ese partido y sus alianzas que dicho sea de paso más le conviene ir solo que mal acompañado debido a que el PRI atraviesa uno de sus peores momentos en el estado de Veracruz.

El dirigente saliente Juan Eduardo Robles Castellanos entrega buenas cuentas, un partido político con seis puntos porcentuales de las preferencias electorales de la entidad, pero su mayor logro fue rescatar el registro en la elección del 2012 después de que su antecesor Eduardo Aubry lo dejó perder.

Desde el 2012, Robles Castellanos mantuvo un ritmo de crecimiento en las filas verdes, además, de la alianza con el PRI para llevar al triunfo a decenas de priístas que participaron en diversas elecciones.

En la última elección a cargo de Juan Eduardo Robles, el Partido Verde obtuvo 170 mil votos y ganó dos diputaciones locales la de Pánuco con Rodrigo García Escalante y la de Tantoyuca con Manuel Martínez Martínez.

INICIA CACERÍA DE BRUJAS

Con la llegada de los Muertos, llegó también la cacería de brujas en el estado de Veracruz, el Contralor General de estado, Ricardo García Guzmán declaró que sí hay culpables y los denuncio con nombre y apellido, así que Antonio Tarek Abdalá y Carlos Aguirre ambos ex tesoreros del estado de Veracruz encabezan la lista de quienes secundan a Javier Duarte en procesos penales por diversos delitos que van desde peculado, abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y todo los que se acumule.

En el río revuelto que se vive en Veracruz, habrá muchas denuncias, detenidos y otros sucesos que podrán a prueba la capacidad de asombro de todos los veracruzanos, el relajo comenzará este sábado con la toma de protesta de la LXIV Legislatura de Veracruz que será plural y que ninguna alianza contará con mayoría simple, mucho menos calificada.

Pero el PAN contará con cierto control al contar con 16 legisladores azules y cinco del PRD, pero aun con esa cantidad de diputados no alcanzará la mayoría simple, así que tendrá que negociar con los del PRI, MORENA o el PVEM, así como los diputados únicos que se buscan integrar en un grupo legislativo mixto.

Durante la toma de protesta, se conocerá la línea que llevará cada uno de los grupos legislativos respecto al gobierno saliente y al entrante, mañana en la tribuna del Congreso Local y en los pasillos del Palacio Legislativo se conocerá el nivel de los nuevos representantes populares.

plumanegra12@hotmail.com

Dejanos tus comentarios