PLUMA NEGRA por José Calzada

BIEN QUEMADO EL HOSPITAL GENERAL

Un nuevo escándalo envuelve al Hospital General de Especialidades de Veracruz el famoso HG del Puerto, ahora la señora Virginia Sendel de la Fundación Michou y Mau revela desmantelamiento del área de Quemados de lo poco de prestigio que le quedaba al centro de atenciones médicas.

Desde hace varios años, el HG de Veracruz es el centro de negocios para varios administrativos y para médicos que ocupan las instalaciones para atender a sus pacientes particulares sin necesidad de pagar instalaciones, esta vez la acusación proviene de una persona con calidad moral y prestigio suficientes.

La presidenta de Fundación Michou y Mau denunció diversas irregularidades por parte de la Secretaria de Salud a cargo del HG de Veracruz al que se donó equipo especializado para tratamiento a quemados, además de la falta de pago por los traslados de personas quemadas a Galveston, Texas para tratamiento especializado vía aérea.

El equipo fue donado durante el sexenio de Fidel Herrera Beltrán al HG y tiene un costo aproximado de tres millones de pesos y el cual fue erogado en su totalidad por la Fundación Gonzalo Río Arronte. El equipo simplemente desapareció del lugar donde operaba y la situación pone en riesgo la salud y vida de los pacientes quemados.

“Es un equipo para el Hospital que se requería, que yo lo solicité, que se le entregó al Hospital Regional o General, y estuvo funcionando durante dos o tres años y de repente cuando regresamos el piso de atención a quemados está hecho una bodega. El quirófano que nada más se puede usar para niños quemados, estaba siendo utilizado para hacer cirugías plásticas privadas de los doctores, no te puedo decir los nombres, no sé quiénes fueron, pero yo llegué y eso estaba pasando”.

La elocuencia de las palabras de Sendel evidencian una más una pésima administración estatal que arrasó con lo más sensible de la sociedad que es la salud y más aún la salud de las personas quemadas, uno de los sectores más dolorosos de los lesionados.

Además, desde el sexenio pasado la administración de Veracruz, mantiene un adeudo de casi dos millones de pesos, además de que el gobierno de Duarte de Ochoa adeuda el costo de tres traslados que rondan un aproximado de 700 mil pesos.

CAE MANSUR

Aunque la lumbre anda cerca para todos, esta vez la libró Salvador Manzur Díaz, pero no su ex compañero de gabinete y de amigos, José Antonio Mansur Beltrán quien ayer dejó la delegación federal de la Secretaria de Economía en el estado de Veracruz tras la publicación de que su testamento incluía al gobernador Javier Duarte de Ochoa y que además, era propietario de algunas residencias en Estados Unidos.

Al parecer sólo las irregularidades que se cometen en el extranjero son las que las tienen repercusión, el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita también dimitió al cargo una vez que le evidenciaron sus propiedades en Texas y al igual que Mansur dijo que renunciaba para aclarar, pero hasta ahora no le han salido las cuentas y por lo tanto no ha podido aclarar.

En la misma situación se encuentra Harry Grappa Guzmán y algunos otros con propiedades en el mismo lugar. No sería noticia conocer que Grappa también renuncie para aclarar que adquirió sus propiedades con el producto honesto de su trabajo.

Pero lo que llama la atención es que cuando se cometen abusos en Veracruz no pasa nada, la impunidad es la madre de todos los funcionarios y ex funcionarios públicos, pero cuando existe un presunto delito en Estados Unidos al menos se les obliga a renunciar al cargo, tal vez exista una presión ajena al poder político estatal o nacional que influya para obligar las renuncias.

DIPUTADOS FEDERALES SE QUEJAN

Trascendió que ante la queja de los diputados federales priístas veracruzanos ante el Secretario de Gobernación, la transición de poderes será aprovechada para remover a todos los delegados federales porque no ceden a las presiones de los legisladores federales.

Pero a los diputados federales del PRI ya se les olvidó que antes los ocuparon puestos como delegados y titulares de despacho del gobierno estatal y que ni siquiera daban audiencia a los legisladores federales y mucho menos a los locales, los rebotaban con todo y sus peticiones.

La lista es larga, Adolfo Mota Hernández, Jorge Carvallo Delfín, Erik Lagos Hernández, Edgar Spinosso Carrera y Tarek Abdalá por mencionar a algunos de los que como funcionarios federales o estatales mostraron su peor comportamiento y que ahora, reclaman atención de parte de las instancias federales y estatales.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios