JOSÉ CALZADA

El jueves 10 de noviembre se instalará el Consejo General del Organismo Público Local Electoral para organizar las elecciones locales del 2017 que significa la renovación de los 212 ayuntamientos veracruzanos, pero en esta ocasión existe una fuerte incertidumbre por que al igual que la administración estatal, ese órgano autónomo se encuentra en banca rota, a pesar de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó a la Secretaría de Finanzas y Planeación del gobierno estatal, el pago inmediato de las ministraciones.

El gobierno del estado faltó a su obligación constitucional de entregar los recursos a tiempo durante el presente año, en algunas áreas el atraso es de hasta seis meses, los empleados mantienen rezagos de hasta cinco quincenas, no hay seguridad del IPAX no tienen ni para papel de baño y así, en esas condiciones están obligados a iniciar el proceso electoral local 2016-2017 para renovar alcaldías con todo y lo que eso implica. La a instalación de 212 consejos municipales, por ejemplo.

La pregunta es, cómo se pueden organizar unas elecciones sin dinero, el problema no será tanto la operación del OPLE, sino las prerrogativas de los partidos políticos que ahora tienen dos meses de atraso y que si no les llegan antes del 10 de noviembre asistirán bajo protesta e incluso armarán escándalo en la sesión en caso de que no les entreguen el recurso.

Y es que ahora, con la sacudida de la pasada elección que dejó fuera del presupuesto estatal a seis partidos políticos, los que quedan van por esa millonaria bolsa de dinero que destinarán para participar con la selección y postulación de los candidatos a las 212 planillas municipales.

La versión que corrió ayer en el OPLE que, en una acción desesperada para ganar tiempo, la Secretaría de Finanzas del gobierno de Veracruz, habría “comprobado” que se hicieron los depósitos al OPLE a sabiendas de que no fue así, pero que esa mentira servirá para contener una acción legal en contra del titular de la dependencia, Antonio Gómez Pelegrín y en desacato total a la orden de pagar el millonario adeudo.

Las manifestaciones de los partidos políticos en el Consejo General del OPLE se verán reflejadas en acciones secundarias en caso de que se mantenga la actitud de no pago por parte del gobierno y entonces deberá intervenir el Instituto Nacional Electoral en otra acción legal.

SE ACABO EL DIÁLOGO
La violencia no se puede combatir con más violencia y si bien es cierto que los alcaldes de Veracruz que tienen tomado el Palacio de Gobierno y ahora la Casa Veracruz tienen razón en sus demandas, también es cierto que sus acciones de presión no se encuentran dentro de la ley. El rompimiento del diálogo y de los protocolos coloca en una situación delicada a todo Veracruz y en vez de avanzar hacia una transición civilizada, en las actuales condiciones el clima se enrarece con pronóstico reservado.

A pesar de que en el conflicto de las participaciones federales a los municipios no participan ni el prófugo Javier Duarte de Ochoa ni el gobernador electo de manera directa, de facto están tan presentes que ayer sus representantes se enfrentaron en una estéril discusión que terminó en insultos de ambos lados.

El alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Linares quien se asumió como líder del grupo de alcaldes señaló de ladrón al gobernador interino quien también sacó lo suyo y con eso se acabó el diálogo en Casa Veracruz, por lo tanto, no hay solución y los alcaldes deberán esperar más tiempo, ya que la única información del gobernador Ríos fue que el día 11 de noviembre sólo habrá dinero para el gasto corriente.

En las condiciones de beligerancia que existen entre los dos frentes, no se vislumbra ninguna solución pacífica y mucho menos, al saber que el Secretario de Hacienda, José Antonio Mead ya dejó claro que no existen recursos para rescatar a Veracruz ni a sus municipios.

Por cierto, la reunión escandalosa del domingo en la Casa Veracruz sirvió también para que los veracruzanos supieran que ese edificio a cargo del erario público fue saqueado, sólo faltó que la señora Karime Macías ordenará llevarse las paredes de esa casa.

De lo poco que quedó de la Casa Veracruz fueron los animales que adornaban los jardines, un pavorreal y tres conejos.

MAS CAMBIOS EN EL PVEM
El recién nombrado Delegado Nacional del Partido Verde Ecologista de México para el Comité Ejecutivo Estatal de Veracruz, José Alberto Couttulenc inició sus movimientos e inició la semana con el nombramiento del Secretario de Organización, Marcelo Ruiz Sánchez como Vocero del comité, cargo que ese partido es similar a una dirigencia, con amplias facultades para operar la política interna partidista.

También nombró como Representante del PVEM ante el Consejo General del Organismo Público Local Electoral a Sergio Gerardo Martínez Ruíz para efectos del proceso local 2016-2017 que arranca el próximo jueves.

De esa manera, la nueva dirigencia del Partido Verde busca imprimir su sello en la vida política de Veracruz, pero el reto más grande será remontar los 170 mil votos que obtuvo en la última elección del 2016.

Plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios