Por: JOSÉ CALZADA

Este 16 de septiembre iniciaron los cambios de administración en las entidades federativas en las que realizaron elecciones el pasado mes de junio, con la asunción de José Rosas Aispuro de la coalición PAN-PRD en el estado de Durango que al igual que Veracruz, Tamaulipas y Quintana Roo probarán suerte con un partido distinto al PRI.

Los nuevos gobernadores en los estados de por primera vez tendrán alternancia, llegan con un bono democrático y de confianza de quienes votaron por ellos, sin embargo, en algunos casos no podrán cubrir las expectativas que generaron durante su campaña proselitista para llegar al poder.

Y es el caso específico de Veracruz que por primera vez tendrá un gobierno de alternancia, pero en condiciones totalmente adversas con un estado desastrosamente quebrado y con apenas 24 meses para enderezar el barco, aún con la aplicación estricta de la ley a quienes cometieron abusos con los recursos públicos de los veracruzanos, Miguel Angel Yunes Linares estará en serias dificultades para cumplir sus promesas de campaña.

En primer lugar, el nuevo gobernador de Veracruz, está obligado a la aplicación de la ley en contra de algunos o muchos de los funcionarios y ex funcionarios del gobierno del estado que le metieron la mano al cajón, incluidos los cómplices que se prestaron a ese tipo de acciones inmorales al margen de la ley.

Yunes Linares tiene 24 meses para reactivar el empleo, en medio de una crisis económica nacional y la reducción al presupuesto de Petróleos Mexicanos, una empresa con amplia presencia a lo largo y ancho de la entidad, incluidas las aguas del Golfo de México.

El gobernador de la alternancia, se enfrentará a una administración con deudas por todos lados que heredará del gobierno saliente del PRI, y con el presupuesto de más de 100 mil millones de pesos anual, no podrán resolver el problema de los pasivos que suman muchos miles de millones de pesos.

La nueva administración estatal tendrá la competencia del gobierno federal que si bien reducirá en más de 230 mil millones de pesos su presupuesto con mayor impacto en la infraestructura y Pemex, no lo hará en los programas sociales y, a través de las delegaciones federales promoverá cuantiosas derramas a los pobres y pobres de los pobres para tratar de mantener el voto para las elecciones locales del 2017 y las federales del 2018, en un estado que es clave para cualquier partido político por la cantidad de votos.

Y es que en Veracruz no existe grandes obras de infraestructura más allá de la ampliación del Puerto de Veracruz que Enrique Peña Nieto asume como un logro de su gobierno al igual que la autopista México-Tuxpan, que en realidad ya estaban antes de que llegara a la Presidencia, todo esto significa que no habrá generación de empleos de manera masiva ni por Pemex ni por grandes obras del gobierno federal.

El nuevo gobernador tendrá que trabajar desde el primer día de su corta administración y tejer alianzas con sus enemigos de campaña, porque en el Congreso Local sólo contará con 16 diputados del PAN, mas cinco del PRD que suman 21 y no son suficientes ni para aprobar dictámenes que requieran de mayoría simple, mucho menos para una mayoría calificada que son dos terceras partes de la Legislatura.

ULTIMO GRITO DE DUARTE

A pesar del estricto control que se registró en la Plaza Lerdo desde el pasado martes con la ocupación del espacio por los 400 Pueblos para impedir la llegada de otros manifestantes como maestros, pensionados, empresarios, becarios o cualquier otro de los sectores lastimados que sienten irritación por el actual gobierno, el último Grito de la Independencia se sintió frío, un frío que registró el propio rostro del mandatario saliente.

Lo que fue la última ceremonia oficial de Javier Duarte de Ochoa como gobernador, se vistió de manera artificial con miles de personas que fueron invitadas e incluso bonificadas para que asistieran de manera controlada a la Plaza Lerdo y corearan con respeto los gritos de gobernador.

Un grito de libertad en una Plaza Lerdo cercada por policías y vallas para el control del acceso con el fin de impedir cualquier expresión de desagrado para el gobernador, su familia y sus invitados.

MATUTE DE LUTO

Una vez más la autopista Tinaja-Coatzacoalcos cobra más vidas, ahora tocó al equipo de la Banda de Rock Matute que se trasladaba a Nanchital para ofrecer un concierto, el saldo cinco muertos y cuatro heridos.

La autopista es una de las más caras e inseguras del país, a pesar que se encuentra en permanente reparación, también está destrozada de manera permanente, y sus condiciones son motivo de accidentes constantes con saldos lamentables como el de la tarde de este viernes.

La carretera inaugurada por el presidente Carlos Salinas Gortari, es un fraude para el gobierno federal y para los automovilistas que la transitan ya que el servicio que presta no corresponde al costo de sus castas de peaje, pero lo más grave es que pone en peligro a quienes la transitan.

En esta ocasión el accidente se registró en el kilómetro 82 del tramo Cosamaloapan-Acayucan.

plumanegra12@gmail.com

Dejanos tus comentarios