Por Adalberto Morales Quiroz

Río de Janeiro, Brasil

En medio de un cúmulo de emociones provocadas por la música, el baile, el color, y el maravilloso mensaje que solo el deporte le da a la humanidad, fueron inaugurados los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

La ceremonia de apertura de estos juegos demostró la evolución de Brasil a lo largo de su existencia, la fuerza de su cultura y la alegría de su gente, y además, se hizo un llamado de conciencia para cuidar los bosques y selvas del mundo.

Desfilaron doscientas cinco delegaciones de países que competirán por la gloria y el honor en Río, además de un grupo de deportistas independientes y, por primera vez, un equipo de 10 atletas refugiados que fueron enfundados con la bandera olímpica.

CpJPCWlVMAAXEVrCómo lo dicta la tradición olímpica, Grecia fue el primer país en desfilar, le siguieron el resto de las delegaciones ordenadas alfabéticamente; entre las más numerosas destacaron la de China, Canadá, Gran Bretaña, y el favorito a quedarse con el primer lugar en el medallero: Estados Unidos.

Varios atletas abanderados y sus países fueron ovacionados por las más de 78 mil personas que llenaron el mítico Estadio Maracaná; Rafael Nadal portó el estandarte de España, Andy Murray lo hizo por Gran Bretaña, Michael Phelps por Estados Unidos, y Daniela Campuzano, quien competirá en el ciclismo de montaña, tuvo el honor de llevar la bandera de México.

Pero el estadio explotó de alegría en el momento que la delegación de Brasil desfiló al final de la presentación; el júbilo continuó en seguida con la aparición de las dos escuelas de samba más importantes de Río de Janeiro, que pusieron a bailar a todo el mundo.

Finalmente, el momento más emblemático del olimpismo llegó al Maracaná; el ex tenista Gustavo Koerten trotó con la antorcha en sus manos hacia el centro del recinto, ahí lo relevó la ex basquetbolista Hortencia Marcari, y el hombre que recibió la gloria de encender el pebetero olímpico fue el maratonista Vanderlei de Lima.

CpJg0rSUsAAOj-THace 12 años, en Atenas, de Lima corría hacia la meta para colgarse el oro, pero un intruso entró a la pista y lo sacó del camino, y provocó que otros dos competidores lo rebasaran, por lo que Vanderlei solo pudo obtener el bronze; sin embargo, esta noche por fin recibió su premio.

Fue así, en un marco lleno de sonrisas, música, baile, pirotecnia, y mensajes de paz para todo el mundo, como se inauguraron los trigésimos primeros Juegos Olímpicos de la historia, pero los primeros en Sudamérica.

CpIfM59WcAAINVi

Compartir

Dejanos tus comentarios