Xalapa, Ver., 11 de noviembre de 2016.- Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo de Veracruz, lamentó que el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2017 no es el que se desearía, porque trae recortes en áreas sustantivas y ajustarse el cinturón no es suficiente.

Observó, que cuando él tome funciones, su administración estatal deberá hacer un ahorro integral con la eliminación de gastos superfluos y ajustes en la contratación de servicios.

Entrevistado en el Congreso, durante la entrega del Plan Veracruzano de Desarrollo, Yunes Linares admitió, que dicho plan sí se verá acotado por la situación financiera, pero que siguen buscando alternativas de solución, ya que hay una deuda de más de 43 mil millones de pesos, pero la deuda de corto plazo es de 45 mil millones de pesos.

Ante esta crisis, dijo, que durante su estancia en la Ciudad de México ha logrado promover en el Legislativo federal ajustes presupuestales importantes que generarán más ingresos para Veracruz en diferentes rubros, y que los diputados federales todavía discutían esta madrugada el tema en la Cámara.

Reiteró, que los trabajadores que cumplan con su labor tienen garantizado su espacio, pero los que cobran sin trabajar serán retirados, porque sería injusto que los veracruzanos paguen por ello.

Fue cuestionado sobre la recompensa de 15 millones de pesos que ofrece Procuraduría General de la República (PGR), para quien de información sobre Javier Duarte, dijo que de eso él sólo opina que el gobernador con licencia, prófugo de la justicia, “debe entregarse”, como sucedió con Guillermo Padrés. Aunque prefirió no abundar en el tema.

Dejanos tus comentarios