Ciudad de México, 28 de Agosto del 2016.- Tras darse a conocer que el amigo y supuesto manejador financiero del gobernador Javier Duarte, Moisés Mansur Cysneiros, lo nombró beneficiario de su testamente, en un comunicado emitido al diario Reforma el susodicho admite haber nombrado al mandatario como heredero.

En dicho documento, Mansur reconoció que en el testamento realizado en 2006, cuando él tenía apenas 30 años y Duarte 33 y éste último figuraba como funcionario del gobierno de Fidel Herrera Beltrán, nombró a su amigo como beneficiario, pero asegura que el mismo “no tenía idea” de que lo convirtiera en heredero de sus bienes.

Opinó que el manejo de la información al respecto es “tendenciosa” pues se le ha señalado como prestanombres del político. En tal caso, dijo, entregarle sus bienes vía testamentaria sería un absurdo pues él aún es joven y goza de buena salud.

Indicó que este documento no es válido actualmente pues en 2010 (año en que Duarte contiene por la gubernatura) realizó otro para “adecuarlo a su entorno familiar”, sin aclarar si Duarte de Ochoa se mantenía como heredero o no.

Cabe recordar que en una nota de reforma, que fue retomada posteriormente por varios medios nacionales, se dio a conocer el contenido del documento que coloca a Javier Duarte como heredero de una fortuna inmobiliaria, consistente en un edificio en Prado Norte 135, en Lomas de Chapultepec; una oficina en Campos Elíseos 71 B, en Polanco, y un local en Plaza Centro, en Masaryk.

Dejanos tus comentarios